EANA concluyó la modernización del 25% de la totalidad de los ILS en toda la Argentina

0
193

Con la reciente puesta en servicio del nuevo Sistema de Aterrizaje por Instrumentos en el Aeropuerto Brigadier General Antonio Parodi de la ciudad de Esquel, en la provincia del Chubut, la Empresa Argentina de Navegación Aérea | EANA SE, finalizó una importante etapa del ambicioso y fundamental programa de renovación de sistemas ILS. Contempló la instalación y puesta en servicio de nueve de éstos en distintos aeropuertos de la Argentina.

De esta forma, con el Plan de Modernización del Transporte impulsado y respaldado por el Ministerio de Transporte de la Nación y llevado a cabo con éxito por EANA S.E., se completó la modernización del 25% de los sistemas ILS operativos en los aeropuertos de todo el país.

El ILS (denominado así por su sigla en inglés) se compone por un conjunto de transmisores terrestres que emiten señales que guían a las aeronaves en su descenso hacia la pista de aterrizaje, siendo de gran utilidad por su precisión y seguridad, sobre todo en escenarios de visibilidad reducida. El reemplazo de los sistemas por otros nuevos con tecnología superior, también incluyó el cambio de todas las antenas, así como la construcción de nuevas bases de hormigón y casetas protectoras para los equipos.

Como parte de esta modernización además se instalaron sistemas de comunicaciones robustos y duplicados -por fibra óptica y antenas de radioenlace- entre los equipos y las torres de control. De esta manera, tanto el personal de control de tránsito aéreo como el de servicio técnico tienen un seguimiento continuo del funcionamiento del sistema completo. Los nuevos ILS incorporan transmisores de señales DME, que son procesadas por receptores a bordo para informar a las tripulaciones en vuelo la distancia exacta que hay entre sus aeronaves y la pista de aterrizaje.

La renovación de estas radioayudas fortaleció la seguridad operacional y la infraestructura tecnológica. Además, incrementó la disponibilidad del servicio y previsibilidad de las operaciones aéreas, logrando que los tiempos operativos de los aeropuertos sean mayores, y evitando demoras y cancelaciones. Esto favorece también a la conectividad de las ciudades y regiones beneficiadas por la modernización de los sistemas.

El análisis previo del escenario, realizado como parte del proyecto, determinó cuáles eran los ILS que debían renovarse en esta etapa. Esta iniciativa contó con una importante inversión del Estado Nacional y del aporte profesional del personal de EANA y de los organismos que acompañaron a las puestas en servicio. El equipamiento de Bariloche contaba con 27 años de antigüedad, los de Esquel, Posadas y Santa Rosa con 26, los de Resistencia y Corrientes con 25, el de Ushuaia 24, mientras que el ILS de Córdoba llevaba 23 años en la operación. En tanto, si bien el de Aeroparque acumulaba 12 años en servicio, su cambio fue parte de la mega obra realizada allí, que elevó la categoría del aeropuerto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here