El próximo viernes se subastan como chatarra cinco aviones de la ex Southern Winds

0
773

Según adelantó esta semana el diario Comercio y Justicia, 16 años después que la empresa aérea pidiera su concurso preventivo, cinco de sus aviones serán rematados para desguace como chatarra, según lo dispuso el Juzgado Nacional de 1ª Instancia en lo Comercial Nº 15, a cargo del Juez Máximo Astorga. Se trata de cinco Boeing 737 que permanecen abandonados desde hace varias décadas y hoy se encuentran en “estado de canibalizacion”, según palabras del tribunal al informar sobre la subasta, prevista para el próximo 1 de noviembre.

Las aeronaves que se subastan son cinco Boeing 737-200 matrículas LV-ZZA, LV-ZYX, LV-YGB, LV-ZZC y LV-YBS. Todos de propiedad de Southern Winds.

La base impuesta por el juzgado es de $150 mil por cada una de las aeronaves. Dos de ellas serán exhibidas en el aeropuerto de Ezeiza el próximo 28 de octubre, en tanto que las otras tres podrán verse al día siguiente, en el Aeropuerto Ambrosio Taravella, de Córdoba.

Está claro que el dinero que se podrá recuperar con la subasta (la base es menor a los U$S 100º) está muy lejos de cubrir el rojo que dejó la aerolínea.

Cuando la jueza comercial Beatriz Di Noto aceptó el pedido de concurso preventivo presentado Southern Winds, allá por 2003, surgió que ésta tenía en aquel momento un rojo de alrededor de 75 millones de pesos, teniendo en cuenta que declaró un activo de cerca de 109 millones y un pasivo de 185 millones.

Fundada por los empresarios cordobeses Juan y Cristian Maggio, Southern Winds se convirtió por los años ’90 en una línea aérea que alcanzó rápidamente gran éxito.

Con un hub en Córdoba, fue el primer proyecto de conectar importantes ciudades del interior sin pasar por Buenos Aires, al comienzo con aviones jet con capacidad de entre 37 y 50 pasajeros y luego, pero ya desde su centro de distribución en el Aeroparque Jorge Newbery con aviones Boeing 737-200, para luego incorporar un B747 y B767 paras comenzar a volar internacional (Florianópolis, Miami y Madrid).

En 2001 comenzaron los problemas comenzaron para Southern Winds en 2001, cuando que pasó a operar con subsidios del Estado mediante Lafsa -Líneas Aéreas Federales SA-, un engendro estatal creado en 2003, pero que nunca voló. Fue entonces que se pensó como tabla de salvación de la empresa cordobesa a cambio de combustible. El Estado llegó a pagarle $8 millones por mes, cifra que cubría alrededor del 40% de los costos.

Pero la empresa llegó a su fin cuando en 2004, en la bodega de un vuelo a Madrid se descubrieron cuatro valijas sin dueño ni identificación con 60 kilos de cocaína, equivalentes a 1,5 millón de euros. Tras el “incidente” el Estado canceló el acuerdo y dejó de subsidiar a la compañía, lo que marcó su fin.

En 2009, la Cámara de Casación Penal confirmó las condenas por contrabando agravado para un empleado de Southern Winds y de dos pasajeros. Los Maggio fueron desprocesados. Tres años después, Juan Maggio fue condenado, en otra causa, a tres años y medio de prisión y $90.000 de multa, por el Tribunal Oral Federal 2 de Córdoba como autor de apropiación indebida de tributos (por retener tasas aeroportuarias).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here