El Ministerio de Infraestructura de Brasil le planteó el embajador argentino, un acuerdo de cielos abiertos y un Puente Aéreo Congonhas-Aeroparque

0
446

El último viernes, en Brasilia, el secretario ejecutivo del Ministerio de Infraestructura de Brasil, Marcelo Sampaio, recibió al embajador argentino, Daniel Osvaldo Scioli, para discutir los acuerdos relacionados con las fronteras aéreas y terrestres.  Sampaio abordó el interés de ese país de ampliar el acuerdo de servicios aéreos con Argentina para que sea en la modalidad de cielos abiertos, lo que elimina la barrera de cantidad de vuelos entre los dos países. La intención es establecer en el futuro, según dejaron trascender un puente aéreo que conecte el aeropuerto de Congonhas, en São Paulo, y el Aeroparque Jorge Newbery, ubicado a 6 km del centro de Buenos Aires.

Del encuentro también participó el secretario nacional de Aviación Civil del Ministerio de Infraestructura, Ronei Glanzmann. Explicó que el proceso de internacionalización en Congonhas para recibir jets ejecutivos lo ha manejado Infraero, que está invirtiendo en ajustes. Sin embargo, la llegada y salida de vuelos comerciales entre Brasil y Argentina dependería de la aprobación futura, que sería buscada por los futuros operadores del aeropuerto de São Paulo, que se subastará en la séptima ronda de concesiones, en 2022.

Aeroparque tiene capacidad para recibir vuelos internacionales, así como Ezeiza, el principal aeropuerto argentino. “La internacionalización de Congonhas es una prioridad para nosotros”, dijo Sampaio, en el encuentro con Scioli. La intención del gobierno brasileño es permitir la entrada de nuevas aerolíneas a Aeroparque, impulsando el turismo y la conexión entre los dos países.

Al margen del interés político personal del embajador Scioli, habría que ver ahora que opinan las autoridades argentinas, que obviamente ya están con el tema. Entre los puntos planeados, la posibilidad de discutir sobre cielos abiertos no parecería ser éste el mejor momento ya que por la reducción de tráfico y de vuelos por la pandemia es difícil hablar de saturación o de necesidad de ampliar capacidades. Si sería, en cambio, un golazo para las líneas aéreas argentinas poder operar en Congonhas, segundo aeropuerto con mayor tráfico de pasajeros de Brasil, ubicado en el centro-sur de la ciudad de São Paulo, dejó de ser un aeropuerto internacional en 2008 para reducir costes. La opinión en Brasil es que habrá que esperar a que llegue un nuevo concesionario para discutir este tema.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here