MARIANO RECALDE ASEGURA QUE AEROLÍNEAS ARGENTINAS REDUJO SU DÉFICIT EN UN 64%

0
467

Si bien quienes han visto los balances provisorios 2014 sostienen que lo números asustan, y que el rojo va a ser record, Mariano Recalde, presidente de Aerolíneas Argentinas, insistió esta semana en que los indicadores para el 2015 son favorables y auspiciosos. Es más, adelantó que el déficit operativo en lo que va del año se redujo en un 64% empujado por una fuerte reducción del precio internacional del petróleo y un incremento en la cantidad de tickets vendidos. Esto, dijo, “nos permite liberar recursos para avanzar en inversiones de infraestructura” El rojo de la firma, según Recalde, habría pasado de U$S 238 millones entre enero y agosto de 2014 a U$S 85 millones en 2015. Las cifras que maneja la dirección de la empresa es que al finalizar 2015 habrán vendido unos 11 millones de pasajes. “800 mil más que el año pasado, que fue récord”, dijo el funcionario. La cantidad de pasajeros transportados, un ítem que obsesiona a Recalde que permanentemente anuncia records que se auto superan, no es aislado un dato relevante en la industria si no se relaciona con el precio al que se vende el pasaje. Llenar aviones es fácil si se vende por debajo del costo o se subvenciona al pasajero. Otro dato que aportó Recalde es que la empresa facturó U$S 1347 millones entre enero y agosto, un 16,2% más que en igual periodo del año pasado, y que las frecuencias crecieron un 3,9%. Es probable que en los próximos días se conozca el monto de los subsidios que el Tesoro le transfirió en lo que va del año a la empresa. Entonces se sabrá cuanto le habrá de costar realmente Aerolíneas a los argentinos este año, viajen o no viajen.

AQUELLOS PEQUEÑOS DETALLES QUE NO CUENTA RECALDE SOBRE AEROLÍNEAS

¿Estará enterado? Algunos años atrás, cuando todavía era una empresa independiente, Austral publicó una campaña de publicidad dirigida justamente a diferenciarse de Aerolíneas Argentinas bajo el slogan: “La grandeza de los pequeños detalles”. Esta semana, la dupla Aerolíneas/Austral, ahora convertidas en una sola empresa, acumularon algunos “detalles” que nuestros lectores nos hicieron llegar El lunes, por ejemplo, cuando la tripulación iba camino al aeropuerto JFK de Nueva York para hacerse cargo del vuelo 1311 una auxiliar dijo sentirse mal y presentó un parte médico. El jefe de escala no atinó a buscar un tripulante entre los que están de posta y debían volar al día siguiente por lo que el vuelo se canceló. Unos 220 pasajeros fueron trasladados a un hotel -más cena y desayuno- por cuenta de la compañía. El vuelo despegó recién a las 8:30 del día siguiente. El 9 de octubre el Austral 2245 que cubría la ruta Buenos Aires-San Pablo-Buenos Aires se demoró primero y canceló después por decisión de los tripulantes de cabina por no recibir en el aeropuerto -en caja solo había pesos- sus viáticos en dólares, un complemento convencional que no se relaciona necesariamente con la necesidad de comer, que los empleados cobran indefectiblemente antes de subir al avión. Aunque coman a bordo y nunca se bajen del mismo. El último viernes el vuelo de las 17 entre Córdoba y Buenos Aires estaba completo. Nada extraño ese día y a esa hora en un destino comercial. No había lugar para subir más pasajeros ni para ofrecerle un lugar a quienes buscaban volver antes a casa. Lo llamativo es que entre el pasaje había un grupo de jóvenes no tan jóvenes, con remeras azules y logo de Presidencia de la Nación que volvían de su “primer vuelo”. No es cuestión de renegar de las acciones de responsabilidad social. Pero las aerolíneas que las hacen, que son muchas, suelen elegir horarios y destinos de no tan alta ocupación para estos vuelos de iniciación.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here