Un nuevo estudio del Foro Económico Mundial sobre los viajes y el turismo apunta a la necesidad de prepararse para nuevas adversidades, mientras el sector se recupera

0
297

El Foro Económico Mundial publicó este martes su último estudio sobre los viajes y el turismo, en el que desvela que, después del duro golpe que significó la pandemia de COVID-19 para el sector, este muestra signos de recuperación en numerosos lugares del mundo.  Japón, Estados Unidos, España, Francia y Alemania encabezan la lista.

El informe Travel & Tourism Development Index 2021: Rebuilding for a Sustainable and Resilient Future (Índice de Desarrollo de los Viajes y el Turismo: reconstrucción orientada a un futuro sostenible y resiliente) presenta una clasificación de 117 economías atendiendo a una serie de factores que son esenciales para el desarrollo, la sostenibilidad y la resiliencia de su sector de los viajes y el turismo, lo que contribuye a su vez al desarrollo económico y social.

“Los cierres provocados por la COVID han puesto de relieve la importante contribución del sector de los viajes y el turismo para numerosas economías a escala mundial”, afirmó Lauren Uppink, responsable de Aviación, Viajes y Turismo del Foro Económico Mundial. “A medida que el mundo vaya resurgiendo de la pandemia, las economías deben invertir en un entorno robusto y resiliente preparado para ofrecer experiencias y servicios de viajes y turismo durante muchas décadas”.

Aunque, en términos generales, el turismo internacional y los viajes de negocios se sitúan todavía por debajo de los niveles de antes de la pandemia, la recuperación del sector se ha visto reforzada por el aumento de las tasas de vacunación, la vuelta a unos viajes con menos restricciones, y el crecimiento de la demanda del turismo nacional y basado en la naturaleza. Numerosas empresas y destinos se han adaptado a estos cambios en la dinámica de la demanda. De acuerdo con la Organización Mundial del Turismo (OMT), la diferencia entre las llegadas de turistas internacionales solo en los meses de enero de 2021 y enero de 2022 es superior al crecimiento de las llegadas en todo 2021.

Sin embargo y pese a las tendencias positivas, el sector de los viajes y el turismo sigue enfrentándose a numerosos obstáculos que afectan a su recuperación, como una distribución desigual de las vacunas, limitaciones en términos de capacidad, escasez de mano de obra e interrupciones en la cadena de suministro, entre otros.

El Japón se sitúa a la cabeza en el índice de este año, seguido de los Estados Unidos, España, Francia y Alemania, que ocupan los cinco primeros puestos.

 Además de los Estados Unidos, entre las diez economías con mejores resultados figuran economías de ingresos altos de Europa o Asia-Pacífico. Detrás del primer puesto del Japón, las economías regionales de Australia y Singapur ocupan el séptimo y el noveno puesto, respectivamente. Italia (que ocupó el decimosegundo puesto en 2019) se unió a los diez principales en 2021, y Canadá cayó del décimo puesto al decimotercero.

 VietNam registró la mayor mejora en términos de puntuación (pasando del sexagésimo puesto al quincuagésimo segundo) en el índice global, mientras que Indonesia (que pasó del cuadragésimo cuarto puesto al trigésimo segundo) y la Arabia Saudita (que pasó del cuadragésimo tercer puesto al trigésimo tercero) registraron la mejora más destacada en cuanto a la clasificación.

Aunque Europa, Eurasia y Asia-Pacífico se imponen en las clasificaciones de 2021, Europa es la única región que ha registrado un descenso de su puntuación media desde 2019, lo que ha mermado ligeramente su importante liderazgo. África Subsahariana registró la mayor mejora en términos de rendimiento, pero es necesario seguir trabajando para que las economías de la región alcancen la media mundial.

De acuerdo con la publicación, teniendo en cuenta la importante función que desempeña el sector de los viajes y el turismo en la prosperidad económica y social a escala mundial, será de vital importancia que se invierta en las fuerzas motrices de su desarrollo en los próximos años. Cuando las economías se planteen la reconstrucción de sus sectores de los viajes y el turismo, deben centrarse en lograr que estos sean más inclusivos, sostenibles y resilientes a futuros riesgos.

Para ello, debe darse prioridad a un factor principal: el restablecimiento y aceleración de la apertura internacional y la confianza de los consumidores a través de la mejora, por ejemplo, de la sanidad y la seguridad. Esto podría incluir más inversiones destinadas a la infraestructura y el personal del sector de la atención sanitaria y a una mayor distribución de las vacunas contra la COVID-19 en las economías de bajos ingresos.

“Los esfuerzos encaminados a unas prácticas de trabajo favorables e inclusivas, la mejora de la sostenibilidad medioambiental y el refuerzo de la gestión de la demanda y el impacto del turismo ayudarán a las economías a garantizar un desarrollo robusto de sus destinos turísticos” afirmó Uppink. Por ejemplo, ante el crecimiento de la preferencia de los consumidores por opciones de viajes sostenibles y viajes basados en la naturaleza, las políticas medioambientales sostenibles que ayuden a proteger los recursos naturales han cobrado aún más importancia.

La tecnología digital también será esencial para que todo esto sea posible. Pueden utilizarse herramientas digitales nuevas para gestionar los flujos de turismo, optimizar las experiencias de los visitantes y reducir la masificación. Para aprovechar íntegramente la tecnología digital con el fin de mejorar el sector del turismo en su conjunto, será esencial abordar cuestiones como la brecha digital y la escasez de trabajadores cualificados e incluir plenamente a las pequeñas y medianas empresas (pymes) en las iniciativas de digitalización.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here