El huevo o la gallina: ¿De quién es la culpa que las tarifas de cabotaje estén caras en la Argentina?

0
797

Desde hace algunas semanas, y a medida que las operaciones de cabotaje en Argentina iban entrando en “cierta” normalidad, la discusión entre los medios y algunos especialistas se posó sobre las tarifas aéreas generando la discusión de si son correctas o altas, esto último producto de la escases de oferta (en noviembre la ocupación de AR fue del 96%, lo mismo que el conjunto de todas las empresas donde Flybondi colaboró con un 93%). Un tema que no solo sobrevoló los medios, sino que llevó también a políticos, especialmente de las provincias, a levantar la voz bajo el argumento de que las tarifas actuales son impagables para el conjunto de los argentinos.

Una visita a la página de Aerolíneas muestra para diciembre, en una ruta emblemática como Buenos Aires – Córdoba, que todas las tarifas promocionales están cerradas o agotadas y solo quedan disponibles las más altas, las Flex y las Economy Premiun, donde un pasaje ida y vuelta en diciembre fluctúa entre los 60.000 y los 100.000 pesos.

Lo mismo ocurre con Bariloche – también sin posibilidades de elegir una tarifa promocional – con valores de entre 50.000 y 60.000 pesos.

Esto, al margen de la eterna discusión sobre la diferencia de tarifas entre dos ciudades cercanas (prácticamente misma distancia desde Aeroparque) pero con tarifas muy diferentes entre donde hay competencia y donde solo vuela Aerolíneas Argentinas.

Es también sobre las autoridades de la empresa estatal sobre quienes caen las acusaciones por la falta de oferta como consecuencia de tener la compañía una cantidad excesiva de aviones en tierra por mantenimiento.  Actualmente son 22/23 los aviones estacionados (hay uno fuera de servicio por devolución) cuando lo razonable en la industria para una empresa como Aerolíneas es tener en mantenimiento entre un 7% y un 10% de su flora en mantenimiento, más cerca de un 10 en temporada baja y un 7 en temporada alta. ¿A qué se debe esta diferencia? Según especialistas cercano a la compañía, la cantidad actual de aviones fuera de servicio en Aerolínea se debe a que, durante casi dos años, los de la pandemia, “no se hizo nada – o casi nada –“de chequeos mayores, peses a que la flota estaba obligatoriamente inmovilizada salvo por los vuelos “cargueros” destinados a traer insumos y vacunas.

Pero el problema no está en el largo radio sino en los aviones de un pasillo que están vencidos, aunque, sostienen los especialistas, se podrían llegar a mantener en servicio en la mayoría de los casos entre 3 y 4 meses más, pidiendo una extensión a la ANAC. ¿Lo justifica la demanda?

En noviembre de este año, Aerolíneas realizó 4.924 vuelos de cabotaje donde transportó 582 mil pasajeros en tanto que en el mismo mes de 2019 los vuelos fueron 7.563 y los pasajeros embarcados 828 mil. Es decir, capacidad tiene. La duda, sobre la que gira el problema, es si proponen una oferta reducida con el interés de mejorar sus ingresos con tarifas más altas, o son tantos los aviones en mantenimiento que están ofreciendo lo que tienen. Un punto que sería importante que aclare la “empresa de todos los argentinos”

En los últimos tiempos, cinco aeronaves de la flota Embraer (LV-CKZ, LV-CHS, LV-CHO, LV-CHR, LV-CHQ) quedaron estacionados a cargo de cada uno de los distintos turnos de mantenimiento, con la directiva de cumplir las fases de “preservación” y “no canibalizarlos”, lo que supone volver a ponerlos a volar más adelante. Pero no hay precisiones. ¿Y presupuesto?

Volviendo al principio. ¿Es la falta de aviones lo que genera menos oferta la causa de las altas tarifas en cabotaje?

Según especialistas, no. “En primer lugar porque estamos en temporada alta y las comparamos con las tarifas de pandemia que eran “una lágrima” porque nadie viajaba. Si uno analiza la tarifa de Aerolíneas en la ruta Buenos Aires – Córdoba en Económica Premium (prácticamente la única disponible) el ingreso por asiento/kilómetro (Yield) está en los 12 centavos de dólar, una tarifa que cubre los costos del vuelo (el promedio para el país es de 10 centavos) y deja algún margen, como históricamente lo hizo cabotaje. A eso hay que agregarle que el combustible casi duplicó el valor de 2019”

En definitiva, ¿no será que el problema no está en las tarifas sino en el poder adquisitivo de la gente?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here