Otro golpe de knock out para el turismo, las aerolíneas (menos una) y de paso a la clase media… o lo que queda de ella

0
1217

A solo horas del inicio de un nuevo Black Friday, el Banco Central de la República Argentina emitió la resolución “A” 7407 en la que establece que ” las entidades financieras y no financieras emisoras de tarjetas de crédito no deberán financiar en cuotas las compras efectuadas mediante tarjetas de crédito de sus clientes –personas humanas y jurídicas– de pasajes al exterior y demás servicios turísticos en el exterior (tales como alojamiento, alquiler de auto, etc.), ya sea realizadas en forma directa con el prestador del servicio o indirecta, a través de agencia de viajes y/o turismo, plataformas web u otros intermediarios”.

La medida intempestiva (y casi ridícula) busca evitar a través de un golpe a los viajeros, desalentar los vuelos al exterior y con ella la salida de dólares para unas reservas del BCRA cada vez más escasas. Y de paso castigar a una clase media que le dio la espalda al actual oficialismo durante las recientes elecciones legislativas.

La Cámara Argentina de Líneas Aéreas de la República Argentina manifestó su “desconcierto, preocupación y repudio por las medidas informadas por el BCRA”. “Nada de esto fue consultado ni anticipado como posible con nuestra industria. Tan solo hace días, desde JURCA habíamos pedido reunirnos con el Ministro de Turismo y el Jefe de Gabinete Juan Mansur para que se levantaran las actuales restricciones para permitir programar nuevas frecuencias. Es lamentable que habiendo pasado más de un año de pandemia, dónde la industria ha pedido reuniones y mesas de trabajo con las autoridades, incluso Jefatura de Gabinete, no se escuche a este sector que directa e indirectamente genera miles de puestos de trabajo y sostiene a familias Argentinas cuyos ingresos provienen del mismo”.

“Las restricciones de operación aún persisten limitando los arribos cada media hora hasta el 31 de diciembre y seguimos sin tener vuelos aprobados a partir del próximo 1ro de enero 2022 por lo que los pasajeros que quisieran venir aún no tienen asegurado su eventual regreso a partir de esta última fecha.” Sin duda los planes de crecimiento, incrementar frecuencias y traer turistas y divisas al país, recibirán un impacto negativo directo e inmediato. Menos vuelos significaría menos turismo y menos turismo resultará en menos vuelos domésticos. Medidas de estas características lesionan a todas las actividades conexas al transporte aéreo internacional como Aeropuertos, Agencias y Operadores turísticos, empresas de Rampa, etc). “Esto es un nuevo golpe a nuestra industria, la cual aún está en etapa de recuperación de la peor crisis de su historia. Sólo en nuestro país, en los últimos tiempos debemos tener presente que sobre el valor de la tarifa hoy se aplica el 30% del Impuesto PAIS, 35% de Percepción + 7% de DNT (Imp de Turismo) + 45% de Financiación = 117% sobre el valor de la TARIFA.”

Si no hay pasajero emisivo la ecuación no funciona solo con receptivo. Simplemente no se sostiene una operación donde no exista un cierto equilibrio entre estos. “Si había intención de atraer turismo o mejorar conectividad para atraer divisas, sin duda éste no es el camino. A días de la Feria Internacional de Turismo en Argentina nos preguntamos qué se puede planificar en un contexto como éste. Como pueden explicar a las Casas Matrices porque otros países se abren y aquí nos seguimos aislando día tras día.”

Desde la Cámara (que incluye también a Aerolíneas Argentinas) debieron aclarar rápidamente que la empresa aérea estatal no coincide con el comunicado de JURCA y no está en contra de esta medida del gobierno – total para algunos los dólares siempre están…-.

Inicialmente, las Tarjetas de Crédito no tienen forma de distinguir si la transacción es de turismo nacional o internacional, por lo cual, van a rechazar cualquier operación de turismo en cuotas y sólo estarán disponibles las operaciones en 1 solo pago. Esto podría tener un impacto directo en las eventuales ventas del programa Pre Viaje (para viajes domésticos).

Tener una brecha cambiaria superior al 100% entre el dólar oficial y el dólar libre o “blue” tiene su costado más negativo en el turismo, que de todas las actividades económicas es la menos conveniente en términos de balance cambiario. Y en ambos sentidos. Cuando los argentinos viajan al exterior y utilizan su tarjeta de crédito pagan un dólar “subsidiado”, al precio oficial más los impuestos, que incluso pueden ser parcialmente recuperados.

Por el contrario, cuando los extranjeros vienen al país, no siempre ingresan sus dólares por el circuito formal: sabiendo que conseguirán 200 pesos por cada dólar si lo cambian en un comercio o en su hotel, no desaprovechan la oportunidad pagando con su tarjeta y recibiendo solamente 100.

Sin viajes al exterior por las restricciones sanitarias por el coronavirus, los gastos en dólares con tarjeta llegaron a un piso muy bajo. Según el Balance Cambiario de septiembre, el último publicado, esos gastos en moneda extranjera fueron de 149 millones de dólares.

Por su parte, la Federación Argentina de Asociaciones de Empresas de Viajes y Turismo (Faevyt), expresó un claro repudio a la medida. “En medio de la peor crisis que ha atravesado la industria turística en su historia, de la que está siendo tan difícil salir adelante, y cuando pensábamos que ya no podía pasar nada más, nos encontramos con una decisión del Banco Central que impacta de lleno sobre las agencias de viajes y turismo”. Se trata de “una medida que no hará más que perjudicar a la industria turística, motor de la economía argentina, y a los ciudadanos que quieren o deben viajar”. La federación seguirá analizando en estos días cómo proceder por vía judicial para revertir esta decisión que a priori consideran “discriminatoria”, “inconstitucional” y “confiscatoria”. “Nuestro equipo legal ya está evaluando accionar por vía judicial frente a semejante discriminación (una medida sólo contra el turismo) que podrá, incluso, traer como consecuencia idénticas decisiones de otros países hacia el nuestro”, aseveraron. “Una medida intempestiva e inédita, que va contra toda lógica”, sostienen.

Y concluyen: “Es de destacar que el 65% del valor de los servicios turísticos en el exterior se lo queda el Estado en una sola cuota. Se siguen mermando las oportunidades de una industria que no hace más que poner el hombro y traccionar empleo genuino a lo largo y ancho de toda la Argentina”.

Por su parte Despegar, compartió un breve comunicado: “Creemos que la falta de previsibilidad y de reglas claras no colabora con la recuperación del sector en particular, ni de la economía en general”. “Estamos evaluando el nuevo escenario a pocas horas de un evento clave como el Black Friday, que es tan importante para la industria, y que se ve impactado de lleno por esta noticia”, detalló el unicornio argentino. “En estos momentos estamos readecuando todas las propuestas que teníamos listas para el Black Friday y realizando los cambios necesarios para poder mantener las mejores ofertas posibles que venimos trabajando a lo largo de los últimos meses”, agregaron.

Además, FACVE -el Foro Argentino de Consultores y Empresas de Viajes- expresó su “profundo rechazo y repudio” a la medida. “Es evidente que Argentina se encuentra en una situación objetiva de gran debilidad por la insuficiencia de sus reservas líquidas para afrontar las necesidades de crecimiento. Pero el camino de las restricciones sólo nos conduce al achicamiento y empobrecimiento de nuestra industria y de todos los que en ella queremos desarrollarnos”, destacó el Foro y definió a la decisión de la entidad que comanda Miguel Pesce como una estrategia distorsiva que afecta de “manera negativa el normal desempeño de una actividad que genera de manera directa e indirecta miles de empleos en todo el país y aporta el 10% del producto bruto nacional”.

“Se trata de una medida ineficaz y solo logra incrementar costos para que menos gente acceda a viajar”, resumió FACVE. “Como agravante, la novedad surge en vísperas de una fecha clave para la venta de paquetes turísticos, de cara a las fiestas de fin de año, que son momentos de reencuentros y viajes por excelencia, es un golpe pleno a la actividad, que todavía se encuentra muy lejos de recuperar los niveles pre pandemia”.

La portavoz del gobierno, Gabriela Cerruti, dijo que la medida que se adoptó es “puntual, momentánea” y, candidateándose para el Premio “Ah pero Macri” del año agregó que la decisión “tiene que ver con este proceso de crecimiento, de reactivación económica en el que estamos muy fuertes”. Y agregó que “es un proceso que tenemos que cuidar, que tenemos que proteger, y que se da en el marco de estar saliendo de la crisis económica de los 4 años del macrismo, de los dos de la pandemia y de estar en negociaciones para hacernos cargo de poder resolver de la deuda externa tomada durante el gobierno de Mauricio Macri”.

Por su parte Diputados nacionales de Juntos por el Cambio pidieron la derogación de la Comunicación A 7407 del BCRA. El proyecto de resolución ingresó a la Cámara de Diputados y lleva la firma de los diputados del bloque de Gustavo Menna, Mario Negri, Lorena Matzen, Martín Grande, Mariana Stilman, Julieta Marcolli, Gerardo Cipolini, Karina Banfi, Mónica Frade, Gustavo Hein, Dina Rezinovsky, Gabriela Lena, Alfredo Schiavoni, Ingrid Jetter y Luis Pastori.

Para los legisladores la medida que se conoció anoche y que comenzó a regir hoy “implica una restricción de fondo al derecho que tienen las entidades emisoras de tarjetas de crédito a ejercer el comercio y el propio objeto que le da razón de ser al sistema de tarjetas de crédito, que es el de prestar un servicio financiero”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here