Por el momento Aeromexico rechaza operar desde el nuevo aeropuerto de Santa Lucía

0
199

La decisión de Aeroméxico de no aterrizar en Santa Lucía “es determinante por el momento, pero eso no implica que en un futuro cambie en función de mejores condiciones de mercado”, aseguró José Zapata, vicepresidente de ventas de la aerolínea.

El que la compañía cambie su postura dependerá de la demanda potencial que exista en torno al nuevo aeropuerto, “puede haber un mercado ahí, que por el momento no hemos visto, ¿Por qué pondríamos aviones en este momento ahí, si no hay con quién volar?”, aseveró al término de la conferencia Conectividad y retos de la aviación, que formó parte del programa del Tianguis Turístico de Mérida 2021.

Durante su ponencia, expuso que la aerolínea ya ha recuperado 100% del mercado nacional y 75% del global, lo cual es un balance positivo luego del desplome en el 2020 por la pandemia de Covid-19.

Parte de esa recuperación es, también la proyección de 13.600 vuelos que suman 1.9 millones de asientos distribuidos en 80 rutas nacionales e internacionales, además de una expansión de operaciones hacia la Terminal 1 del aeropuerto de la Ciudad de México, con 20 vuelos diarios y un incremento gradual conforme la demanda lo requiera, explicó el directivo.

Por el contrario, la aerolínea de bajo costo, Viva Aerobus, y su competencia Volaris y se sumaron a la decisión de volar desde el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles, localizado en la zona de la base militar aérea Santa Lucía, uno de los proyectos emblema del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador. Sus vuelos desde ahí arrancarían el próximo mes de marzo, en 2022.

Durante la misma conferencia, el director general de Volaris, Enrique Beltranena alertó sobre un eventual incremento en el costo de los boletos de avión en caso de que dejen de cobrar por el equipaje de mano, como lo ha exigido la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco).

El directivo aseguró que los costos operativos de un vuelo están calculados en función de la cantidad de combustible necesario para movilizar el peso de un avión, por lo que el programar un vuelo con la expectativa de un cierto número de pasajeros y su correspondiente volumen de equipaje implica suministrar cierta cantidad de turbosina para ese peso calculado, independientemente de que el pasajero a final de cuentas lleve o no 50 kilos de maletas incluidas en la tarifa.

Según los cálculos del directivo, dejar de cobrar el equipaje podría incrementar hasta 65% los costos de un boleto de avión.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here