Cuando los votos empujan más que las turbinas

0
1001

La caída en la cantidad de contagios, pero sobre todo el resultado de las elecciones primarias de la última semana y la necesidad del oficialismo de remontar urgente la derrota, lograron lo que el turismo y la aviación, como sectores, reclamaban con escaso éxito frente a un gobierno sordo. Es decir, la apertura de fronteras y la predisposición a recibir turismo para preservar algún atisbo de lo que aún queda de ambos sectores.  La necesidad de recuperar algo de lo extraviado, inevitablemente – y por suerte – llevará a flexibilizar la oferta de vuelos y darle a la industria y a los usuarios algo que hace más de un año reclaman sin ser escuchados: previsibilidad.

Es evidente que el resultado electoral tomó a muchos – o a casi todos – por sorpresa. De recomendar llevar la propia lapicera y evitar cerrar el sobre con la lengua al votar, se pasó a la semana siguiente a poder andar por la vida sin tapaboca ni distanciamiento, subirse a un avión o planear unas vacaciones. Algo que ni las líneas aéreas nacionales y extranjeras imaginaban, ni la ANAC ni Migraciones se habían preparado para la apertura que ahora el nuevo gabinete – de políticos, no ya de científicos –  propone.

Recién entre este jueves y el viernes nos vamos a reunir los distintos organismos oficiales y las líneas aéreas para resolver este tema”, reconocieron desde el gobierno, lo que confirma que los anuncios se hicieron de urgencia y sin planificación previa. Al punto que a menos de una semana aún no fueron aprobadas las programaciones de vuelos de octubre.

Lo único hasta ahora es la confirmación a partir del 24 de septiembre de la eliminación de la cuarentena obligatoria, tanto para argentinos que vienen del exterior como de extranjeros que viajen al país por razones laborales.

En ambos extremos, tanto aerolíneas como autoridades, reconocen que recién se ponen a trabajar para responder al nuevo escenario que plantea el sector y que a media semana no estaba muy claro, excepto por un cronograma con fechas claves que bajó el lunes desde Casa de Gobierno.

Obviamente son muchas las dudas que aún no tienen respuesta y que seguramente persistirán por algunos días. Pese, a que solo falta una semana para el 1º de octubre, lo cierto es que nadie sabe con certeza si se mantendrá el cupo de 2.300 arribos diarios, cuál será la separación entre vuelo y vuelo – si es que se mantiene – y cuáles los requisitos para extranjeros y nativos para ingresar o egresar del país. Ni hablar de los itinerarios autorizados, los cupos y las frecuencias aéreas.

El anuncio este martes dando por iniciada la flexibilización de las restricciones sanitarias por la pandemia (expandemia ahora) la hizo la ministra de Salud, Carla Vizzotti, y el flamante jefe de Gabinete, Juan Manzur con ausencia de los “asesores científicos” que justificaron y alentaron la rígida cuarentena del año pasado. Fue tal la soledad en la decisión, que las autoridades de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y algunos gobernadores se enteraron, pese a que las medidas abarcan a todo el país, por la televisión recién el mismo martes.

De los anuncios alertando sobre el fin de la cuarentena, la apertura de fronteras a partir del 1º de noviembre fue, sin duda, el anuncio que más entusiasmó al sector aerocomercial. Sector que se ofreció a colaborar inmediatamente con las autoridades para el día después. ¿Los escucharán?

De acuerdo a lo que trascendió desde el gobierno, el cronograma estimado para el sector sería el siguiente:

  • 24 de septiembre: eliminación del aislamiento a argentinos, residentes y extranjeros que vengan por trabajo (ahora se sumó turismo)  y estén autorizados por la autoridad migratoria.
  • 1° de Octubre: autorización ingreso de extranjeros de países limítrofes sin aislamiento. Apertura de fronteras terrestres a pedido de gobernadores (con corredores seguros aprobados por la autoridad sanitaria con cupo definido por la capacidad de cada jurisdicción). A partir de esta fecha, y de acuerdo a lo anunciado en septiembre, estarán autorizados los viajes de jubilados y egresados de todo el país siguiendo los protocolos recomendados.
  • Entre el 1° de octubre y 1° de noviembre incremento del cupo de ingreso progresivo en todos los corredores seguros, aeropuertos, puertos y terrestres.
  • 1° de noviembre se autoriza ingreso de todos los extranjeros

¿Y cuáles serían los requisitos para ingresar a la Argentina?

  • Esquema de vacunación completo, con fecha de última aplicación por lo menos 14 días previos al arribo al país.
  • Test de PCR negativa en las 72 horas previas al embarque o antígeno en el punto de ingreso hasta que defina la autoridad sanitaria.
  • Test de PCR al día 5 a 7 del arribo hasta que lo defina la autoridad sanitaria.
  • Aquellas personas que no presenten esquema de vacunación completo, incluyendo los menores, deberán realizar cuarentena, test de antígeno al ingreso y test de PCR al día 7.
  • Al momento de alcanzar el 50% de la población completamente vacunada se dejará de realizar test de antígeno al ingreso (salvo los no vacunados) y PCR al día 5-7, y se podrá levantar el cupo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here