Mientras los MAX retoman los cielos en buena parte del mundo, ¿Qué pasa con los de Aerolíneas Argentinas?

0
786

Lentamente las autoridades aeronáuticas de gran parte del mundo y las compañías empiezan a levantar las prohibiciones de vuelo y poner a los Boeing 737MAX de regreso a los cielos en operaciones comerciales.  El puntapié inicial lo hizo Gol, junto a American Airlines, WestJet, Air Canada, Copa y Aeroméxico. United y Southwest lo harían en las próximas semanas. Pero desde la compañía argentina no hubo ninguna comunicación oficial acerca del comienzo de tareas para la vuelta a los cielos del avión, ni de la llegada de los aparatos pendientes.

La aerolínea estatal tiene previsto devolver este año dos B737-800 y cinco B737-700 (un sexto en  enero de 2022), pero aún no está claro que rol jugarán los 5 MAX (el primero lo recibió Aerolíneas en noviembre de 2017) en la programación de este año. Aunque claro, hay que reconocer, que la incertidumbre por la Pandemia a mediano plazo sigue jugando su papel en la industria a nivel global.

El alquiler de los aparatos ronda los 440.000 dólares mensuales, aunque poco se sabe también de las negociaciones con el fabricante acerca de las compensaciones y la llegada del resto de los aparatos (unos seis aviones). Las únicas versiones hablan de un regreso pautado para “mediados de año”. Aunque “No hay apuro”, dijeron en la compañía.

Los requisitos exigidos para que los aviones puedan volver a operar comercialmente incluyen el entrenamiento de los pilotos en simuladores aprobados, la actualización del software “MCAS”, que es una función incorporada específicamente en los sistemas de control de vuelo del B737-MAX, entre otras modificaciones técnicas.

“Aerolíneas Argentinas, se encuentra trabajando en conjunto con nuestra autoridad local (ANAC), para definir los próximos pasos a seguir para permitir el retorno al servicio, en línea con los requisitos publicados por la FAA (de los EE.UU.). En paralelo, nuestros equipos de operaciones y mantenimiento, se encuentran planificando los trabajos necesarios tanto de entrenamiento como de modificaciones y puesta en servicio de nuestras cinco aeronaves luego de 20 meses sin volar”, detalló la compañía.

Los plazos también estarán supeditados a otros factores externos. Por ejemplo, la capacitación de los pilotos, que en una primera etapa se hará en los simuladores de Boeing en Seattle. Habrá que hacer fila con todas las compañías que operan Max por el mundo. También hay que adaptar el software y cambiar el cableado de los aviones. “El plazo final va a estar determinado por las garantías de que todo funcione correctamente”, destacan en Aerolíneas.

A principios de 2021 en Aerolíneas Argentinas mediante un comunicado interno se había establecido que las tripulaciones técnicas empezaron las capacitaciones teóricas en el Centro de Formación y Entrenamiento de Pilotos de la República Argentina (CeFePRA) que la aerolínea posee en Ezeiza. Esta primera parte del entrenamiento aprobado por la ANAC, en cumplimiento con los requisitos para el regreso al servicio y las recomendaciones del fabricante, y realizado principalmente bajo la modalidad Entrenamiento Basado en Computadora (CBT), les proporcionará mayor información acerca del sistema de control de vuelo del B737 MAX, incluido el MCAS, y los cambios implementados en el software del avión. El siguiente paso deberán ser las prácticas en simuladores de vuelos para completar el entrenamiento en Argentina.

Mientras tanto en Mantenimiento se trabaja para hacer los cambios en los aviones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here