Flybondi reinició su operación regular desde Ezeiza. ¿Tiro de gracia para El Palomar?

0
867

Finalmente Flybondi terminó despegando este sábado rumbo a Bariloche desde Ezeiza (también lo hizo ese día a Tucumán e Iguazú) con su primer vuelo después del cierre durante 9 meses de los cielos argentinos. La aprobación de los vuelos, el método que empleó La Cámpora para torcerle el brazo y obligar a la low cost a salir de El Palomar llegó, casualmente, el día antes. La pulseada ya no era “El Palomar o nada” sino “Ezeiza o nada” que imponía ahora el dueño de la pelota. La promesa, aunque muchos lo ponen en duda después de las cosas que se dijeron, es que una vez terminadas las obras en Aeroparque tanto Flybondi como JetSmart operarían desde allí.

La primera puntada la dio ya hace un tiempo, en los albores de la cuarentena, Aeropuerto Argentina 2000 cuando dijo que mantener operativo El Palomar habiendo otros dos aeropuertos en el área no era económicamente rentable. Pero no insistió. Fueron el Ministerio de Transporte y la ANAC, con la inestimable ayuda de la pandemia, quienes presionaron desde distintas formas para que JetSmart y Flybondi se mudaran a Ezeiza, lo que transformaba la operación de las low cost en poco factible.

Mientras eso ocurría y las empresas dudaban si empezar a volar o no, el ministro Mario Meoni salió varias veces a desmentir el cierre del aeropuerto que defendían las aerolíneas que allí operaban, por cierto, los empleados y los pasajeros, los gobernadores que recibían vuelos, la mayoría de los vecinos y hasta los intendentes de su zona de influencia.

Ahora resulta que Meoni, políticamente alineado con Sergio Massa, fue parte de la decisión de cerrar el aeropuerto para el tráfico aerocomercial según declaró Mariano Recalde, uno de los líderes de La Cámpora e ideólogo de la politica aérea en la Argentina. Es decir, o Meoni mentía cuando negaba el fin del aeropuerto low cost, o La Cámpora busca involucrarlo en una decisión que inclusive gente del Frente de Todos no apoya y que buena parte de la opinión pública asocia con un intento de perjudicar a las aerolíneas low cost en beneficio de Aerolíneas Argentina. Después de todo, la cara visible de la embestida final contra El Palomar, un símbolo para mucho del macrismo, es la de Fernando Muriel, vicepresidente del Organismo Regulador del Sistema Nacional de Aeropuertos (Orsna), y cuadro reconocido de La Cámpora.

“Mantener la operación comercial de El Palomar solo por uno o dos aviones de Flybondi, cuyo tamaño requieren de una inversión en la pista de $4 mil millones, solo se puede justificar en el capricho de Mauricio Macri de sostener una política cuyos resultados están a la vista”, escribió Recalde en su cuenta de Twitter, obviando mencionar que el año pasado volaron en el país 6 millones más de pasajeros, muchos de ellos por primera vez.

Obviamente también gente ubicada políticamente en la vereda de enfrente, como Juntos por el Cambio, objeto el cierre. Entre ellos el ex presidente Mauricio Macri quien señaló que se trata de un “plan activo y deliberado para entorpecer, clausurar, estropear o eliminar cualquier política implementada por su gestión” a lo que muchos adhieren.

Así, mientras muchos discuten hacía adentro del gobierno y con la oposición quien es más responsable por el cierre de El Palomar, Flybondi finalmente accedió a regañadientes el viernes mudar su operación a partir del día siguiente a Ezeiza, sospechando que El Palomar es a partir de ahora una utopía. Desde el aeropuerto internacional la compañía tiene previsto volar durante diciembre a 12 destinos nacionales: dos frecuencias semanales a Córdoba, Corrientes, Jujuy, Mendoza, Posadas, Salta y Tucumán, cinco frecuencias semanales a Bariloche y una a Neuquén, Santiago del Estero y Trelew.

Mauricio Sana, Director Comercial y CEO interino de la aerolínea, expresó: “Estamos felices de reiniciar nuestros vuelos en Argentina, luego de 9 meses sin operación. Fueron tiempos muy duros, y no hubiéramos logrado atravesarlos sin el enorme apoyo que tuvimos por parte de los empleados, de los accionistas y los proveedores. A pesar de estas dificultades, a partir de ahora en Flybondi iniciamos una etapa de recuperación de la oferta y de la flota. Estamos convencidos de que tenemos que seguir conectando a los argentinos a través de las tarifas más bajas del mercado. En una primera etapa daremos prioridad a toda nuestra red de vuelos nacionales, por eso volvemos a volar a 12 destinos y con muy buena respuesta por parte de nuestros clientes.”

La compañía low cost se mantuvo firme en su postura de volar desde El Palomar. Pero el gobierno, por “sugerencia” del ORSNA, no habilitó este aeropuerto por “cuestiones sanitarias”.  No es, como dijo el Jefe de Gabinete Santiago Cafiero un acuerdo entre las dos empresas para operar desde Ezeiza y que el aeropuerto no está cerrado, está sin operación”. Tampoco que se trató de un “de un acuerdo entre privados“.

¿Servirá la Pandemia como excusa final para cerrar definitivamente las operaciones comerciales en El Palomar, y satisfacer el deseo manifiesto de La Cámpora?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here