IATA concluye su Asamblea Anual instando a los gobiernos para un reinicio seguro y sostenible de la industria aérea

0
326

La Asociación de Transporte Aéreo Internacional aprobó unánimemente en su 76ª Asamblea General Anual una resolución en la que ratifica el firme compromiso de las aerolíneas para reconectar el planeta de forma segura y sostenible.

Mediante esta resolución, IATA insta a los gobiernos a que:

  • aseguren la viabilidad de la industria con una respaldo financiero y regulatorio continuo;
  • ayuden a la industria con estímulos económicos en la comercialización de combustibles de aviación sostenible (SAF, por sus siglas en inglés) para alcanzar su objetivo de reducir las emisiones a la mitad de los niveles de 2005 en 2050, mientras se exploran otras soluciones encaminadas a conseguir cero emisiones netas de carbono.
  • trabajen con las aerolíneas para garantizar la continuidad de los estándares de seguridad y competencias fundamentales, no solo durante la crisis, sino también durante la reanudación de la industria y el incremento de las operaciones.

“El COVID-19 ha devastado los balances de nuestras aerolíneas miembro. Necesitamos el apoyo continuo de los gobiernos para reanudar nuestra industria y volver a restaurar la conectividad que el mundo necesita. Sin los beneficios económicos que brinda la aviación, la recuperación económica mundial será mucho más débil y lenta”, dijo Alexandre de Juniac, Director General y CEO de IATA.

Ayuda financiera

El respaldo financiero es incuestionable. Los gobiernos ya han proporcionado 173.000 millones USD a las aerolíneas, pero los fondos están llegando a su fin debido a una crisis que dura más de lo que se podía prever.

“Los 173.000 millones de dólares de apoyo financiero que han recibido las aerolíneas han salvado miles de puestos de trabajo y han evitado cierres masivos; este apoyo representa una inversión no solo para la recuperación de las aerolíneas, sino para la economía en general. Cada empleo de la aviación genera 29 empleos más. La recuperación global no se podrá conseguir sin el catalizador económico de la aviación”, apuntó De Juniac.

Durante la crisis, las aerolíneas han recortado sus costes casi a la mitad, pero los ingresos han caído a un ritmo mucho mayor. Se espera que las aerolíneas pierdan 118.500 millones USD en 2020 y unos 38.700 millones USD en 2021, antes de ver un saldo de caja positivo a finales de 2021.

“Vamos a necesitar más apoyo para sacar adelante a la industria. Pero este respaldo no debe incrementar una deuda que ha pasado de los 430.000 millones de dólares en 2019 a los 651.000 millones de dólares en 2020”, añadió De Juniac.

Sostenibilidad

Las aerolíneas han ratificado su compromiso de reducir las emisiones netas de CO2 a la mitad de los niveles de 2005 en 2050. El informe pionero Waypoint 2050, del Grupo de acción del transporte aéreo (ATAG, por sus siglas en inglés) —que ha contado también con la colaboración de IATA y otros socios de la aviación—, pone de relieve el esfuerzo de la industria de la aviación en explorar nuevas vías para alcanzar cero emisiones netas. Es la primera vez que la industria contempla de forma colectiva un futuro de cero emisiones netas.

“Lograr nuestro objetivo de reducir las emisiones netas de la aviación a la mitad de los niveles de 2005 es un desafío, pero sabemos que podemos conseguirlo. Y cada vez estamos más seguros de que la industria encontrará un camino hacia un futuro de cero emisiones netas”, dijo De Juniac.

La aviación necesita el apoyo de los gobiernos para realizar la transición energética a los SAF, necesarios para cumplir su objetivo del cambio climático. A diferencia de los combustibles fósiles, los SAF pueden reducir el ciclo de vida de la huella de carbono hasta en un 80%.

“La aviación dependerá de los combustibles líquidos para sus operaciones hasta 2050, especialmente para la flota de largo recorrido. Los SAF son la opción viable para la descarbonización. Si los gobiernos respaldan económicamente el desarrollo a gran escala de este tipo de combustibles competitivos, conseguiremos un triple beneficio —creando empleo, luchando contra el cambio climático y conectando el mundo de forma sostenible”, dijo De Juniac.

El respaldo de los gobiernos debe ir dirigido a eliminar la brecha de gastos entre los SAF y el queroseno tradicional. En la actualidad, los SAF cuestan hasta cuatro veces más que el queroseno, lo que limita su uso a un 0,1% de la carga total del combustible.

En la resolución también se insta a los gobiernos a que eviten las políticas fiscales en esta materia por su ineficacia para promover la sostenibilidad. “Los impuestos no son la mejor solución para paliar el cambio climático. Con demasiada frecuencia, los ingresos obtenidos por esta vía no se destinan a la lucha para mejorar el medio ambiente. Lo que necesitamos para avanzar es el compromiso de los gobiernos para la construcción de una industria viable de combustibles sostenibles”, dijo De Juniac.

Seguridad

La membresía de IATA reiteró también su compromiso en materia de seguridad. Take-Off, la guía publicada por la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) en colaboración con IATA y otros socios de la aviación, es una muestra de este compromiso durante la crisis. Esta guía sienta las bases para la implementación de un enfoque de seguridad multinivel para garantizar la seguridad de pasajeros y tripulaciones. Si bien el 86% de los viajeros actuales manifiestan que se sienten seguros con las medidas actuales de seguridad, todavía queda mucho por hacer para alcanzar una implementación universal.

En la resolución se pide también a los gobiernos que trabajen con las aerolíneas para mantener los estándares de seguridad y los niveles de competencia críticos durante la crisis y durante la reanudación y la escalada de las operaciones tras la recuperación.

“Debemos planificar cuidadosamente con los reguladores cómo acelerar las operaciones de forma segura de cara a una recuperación futura. La vuelta a la actividad de miles de aeronaves estacionadas, la gestión de las cualificaciones y la disposición de millones de personas con licencia —y con muchos menos trabajadores cualificados— será clave para una reanudación segura. Desde las primeras etapas de la crisis colaboramos con la OACI y los reguladores en un marco para afrontar esta fase. Y este trabajo continúa mientras la crisis se prolonga más allá de las expectativas”, señaló De Juniac.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here