Llegó el día: Los Boeing 737 MAX sin prohibición de vuelo

0
513

Tras casi dos años de investigación, agitación empresarial y un enfrentamiento con los reguladores globales, Boeing logró la aprobación de la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos (FAA, por sus siglas en inglés) para que su avión 737 MAX vuele de nuevo tras dos accidentes fatales.

La FAA detalló las actualizaciones de software y los cambios en la formación de los pilotos que Boeing debe hacer para que el 737 MAX pueda reanudar los vuelos comerciales tras una interrupción de 20 meses, la más larga en la historia de la aviación comercial.

Los reguladores de todo el mundo dejaron en tierra el Max en marzo de 2019, después del accidente de un avión de Ethiopian Airlines. Eso sucedió menos de cinco meses después de que otro Max volado por Lion Air de Indonesia se hundiera en el mar de Java. Un total de 346 pasajeros y miembros de la tripulación de ambos aviones murieron. Los accidentes desencadenaron una ola de investigaciones, dañando el liderazgo estadounidense en la aviación mundial y costando a Boeing unos 20.000 millones de dólares.

La medida sigue a audiencias exhaustivas en el Congreso sobre los accidentes que llevaron a críticas a la FAA por una supervisión laxa y a Boeing por apresurarse a implementar un nuevo sistema de software que anteponía las ganancias a la seguridad y, en última instancia, llevó al despido de su director ejecutivo.

Los investigadores se centraron en el software anti-bloqueo que Boeing había diseñado para contrarrestar la tendencia del avión a inclinarse hacia arriba debido al tamaño y la ubicación de los motores. Ese software empujó el morro hacia abajo repetidamente en ambos aviones que se estrellaron, superando las luchas de los pilotos por recuperar el control. En cada caso, un solo sensor defectuoso activó el paso de morro hacia abajo.

La FAA requirió que Boeing cambiara el software para que no apunte repetidamente el morro del avión hacia abajo para contrarrestar un posible estancamiento aerodinámico. Boeing dice que el software tampoco anula los controles del piloto como lo hizo en el pasado. Boeing también debe instalar nuevos sistemas de visualización para pilotos y cambiar la forma en que se enrutan los cables a una barra estabilizadora de cola.

“Estos eventos y las lecciones que hemos aprendido como resultado han remodelado nuestra empresa y han centrado aún más nuestra atención en nuestros valores fundamentales de seguridad, calidad e integridad”, dijo el director ejecutivo de Boeing, David Calhoun, en un comunicado.

Pese a la autorización, el avión más vendido de la firma estadounidense reanudará sus servicios comerciales enfrentándose a importantes obstáculos, como la pandemia de coronavirus, los nuevos aranceles europeos y la desconfianza que suscita una de las empresas más vigiladas por los reguladores en el mundo de la aviación.

Casi 400 aviones Max estaban en servicio en todo el mundo cuando fueron puestos a tierra, y Boeing ha construido y almacenado alrededor de 450 más desde entonces. Todos tienen que someterse a mantenimiento y algunas modificaciones antes de que puedan volar.

Los reguladores líderes en Europa, Brasil y China también deben emitir sus propias aprobaciones para sus aerolíneas tras revisiones independientes, poniendo de manifiesto cómo cambiaron los accidentes del 737 MAX un sistema de seguridad aérea otrora dominado por Estados Unidos, en el que países grandes y pequeños se movieron durante décadas al paso de la FAA.

“La directiva de la FAA es un hito importante”, declaró Stan Deal, Presidente y Consejero Delegado de Boeing Commercial Airplanes. “Seguiremos trabajando junto a los reguladores internacionales y a nuestros clientes para que el avión vuelva al servicio en todo el mundo”.

Además de los cambios realizados en el avión y en la formación de los pilotos, Boeing ha tomado tres medidas importantes para reforzar la atención que se presta a la seguridad y la calidad.

  1. Alineación organizativa: Se ha reunido a más de 50.000 ingenieros en una única organización que incluye una nueva unidad de Seguridad de Productos y Servicios, que unifica las responsabilidades de seguridad en toda la compañía.
  2. Enfoque cultural: A los ingenieros se les han otorgado mayores facultades para realizar mejoras en materia de seguridad y calidad. La compañía identifica, diagnostica y resuelve problemas con un mayor nivel de transparencia e inmediatez.
  3. Mejoras en procesos: Con la adopción de procesos de diseño de última generación la compañía está permitiendo que se alcancen mayores niveles de calidad a la primera.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here