BOEING EN CRISIS: PÉRDIDAS MILLONARIAS, EL 777X DEMORADO; LOS 787 Y 777 REDUCIDOS, EL 747 ABANDONADO, Y EL MAX…

0
948

El fabricante estadounidense presentó sus resultados del segundo trimestre del año, con una pérdida de 2.400 millones de dólares. Los ingresos de la división de aviones comerciales fue la que más sufrió, cayendo un 65% y reportando pérdidas por 1.600 millones de dólares. Las entregas de aviones cayeron de 90 unidades durante el segundo trimestre de 2019 a solo 20 este trimestre. Este negro panorama viene acompañado con una marcada reducción en la producción de sus aviones llevando, por ejemplo, a una nueva demora en la fecha de lanzamiento del Boeing 777X, que pasó ahora para el 2022. Además, la compañía advirtió que tiene planeado recortar 16.000 empleos, y reducir la tasa de producción de sus aviones 787 (a seis mensuales en 2021) y 777, aplazará sus planes de mejora del 737 MAX y confirmó el final del B747. Respecto al icónico Jumbo, se estima que el último aparato será entregado en unos dos años, marcando, sin lugar a dudas, un antes y un después en la industria aerocomercial. Actualmente, Boeing tiene una cartera de pedidos por 15 aviones 747-8F y lleva ya varios años sin recibir una nueva orden por esta aeronave. El último avión 747 de pasajeros fue entregado en abril de 2015 a Lufthansa. Respecto al MAX, ya con 16 meses de paralización, Boeing confirmó que aplazará hasta comienzos de 2022 su objetivo de producir 31 unidades mensuales del modelo, incumpliendo sus expectativas de lograrlo en 2021 por el desplome de la demanda de aparatos a causa de la pandemia. Casi como un último pedido, un último escalón, la Administración Federal de Aviación (FAA) presentó una serie de exigencias a Boeing, sobre nuevos cambios que se deben implementar en el B-737MAX para lograr la ansiada recertificación. Las modificaciones demandadas incluyen actualizar el software de control de vuelo, revisar los procedimientos de la tripulación y cambiar el cableado interno. “Continuamos haciendo un progreso constante hacia el retorno seguro al servicio, trabajando en estrecha colaboración con la FAA y otros reguladores globales. Si bien todavía tenemos mucho trabajo por delante, este es un hito importante en el proceso de certificación”, dijo un portavoz de Boeing. Luego de esta petición, la empresa fabricante tendrá 45 días para asumir los requerimientos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here