CON FUERTE CONTENIDO ÉPICO AEROLÍNEAS ARGENTINAS CONCRETÓ LOS PRIMEROS VUELOS A CHINA PARA TRAER INSUMOS SANITARIOS

0
1220

El primer vuelo a China de Aerolíneas Argentinas para traer insumos sanitarios con los cuales enfrenar la pandemia que azota al mundo aterrizó este sábado en Ezeiza las 7:45hs. Más que un vuelo a un destino exótico, por lo menos para la Argentina, el mismo se transformó en un acto político, con gestos épicos, en especial por parte de alguno de sus protagonistas como Pablo Biró, titular de APLA, a quien muchos de sus colegas prefieren que no tome los comandos del avión. “Su ego es más grande que sus 150 kilos de humanidad”, dijo un colega. Por su parte, una línea interna en APLA, llamada “Pilotos Argentinos Unidos”, distribuyó un comunicado por redes sociales cuestionándolo y, entre otras cosas, acusándolo de solo buscar protagonismo extremo.  La interna gremial a full. Pero a él no le importó, al punto que tomó los mandos del A330 el sábado para aterrizar en Ezeiza donde los esperaban periodistas convocados por la empresa y una comitiva “camporista”, con Axel Kicillof, gobernador de la provincia de Buenos Aires (para quien ahora se sabe que son los insumos comprados a China – ¿pagará la provincia el flete o lo harán también todos los argentinos?)  y Pablo Ceriani, CEO de Aerolíneas, a la cabeza, quienes como se recordará fueron parte destacada de la administración de Mariano Recalde que, casualmente, desprogramó los vuelos transpolares. El AR-1070/1071, que partió de Ezeiza el miércoles 17 a las 18:30 hizo escala técnica en Auckland (el servicio en tierra se contrató a Latam), para volar directamente hasta Shanghái. Allí permaneció unas 5 horas, mientras se estibaba la carga tanto en las bodegas como sobre los asientos de clase turista, y emprendió siguiendo la misma ruta el regreso, con 13 toneladas de insumos sanitarios: un millón de barbijos quirúrgicos, 150 mil barbijos KN95, 120 mil antiparras para trabajo médico, según detalló el gobernador. El giro total demandó 60 horas, durante los cuales los tripulantes (pilotos, técnicos y despachante) debieron permanecer siempre a bordo. La única dificultad al operativo en realidad estuvo en tierra cuando, después se insistir hasta el cansancio que se trataba del primer vuelo de Aerolineas a China, un memorioso sacó de algún cajón de los recuerdos un aviso a doble página publicado en junio de 1980 que decía: “Hoy traemos al presidente Videla desde China a Buenos Aires por la ruta transpolar”. Nada menos que al dictador Rafael Videla en el upper deck del B747. Un ejemplo de que Aerolíneas siempre fue instrumento político para el gobierno de turno.