AEROLÍNEAS ARGENTINAS: SHOCK O GRADUALISMO

0
214

En las últimas semanas se ha instalado una discusión dentro de la propia Aerolíneas, entre los funcionarios del gobierno y en la comunidad aeronáutica en general sobre si los ajustes, inevitables en una empresa que en los últimos años demandó subsidios de entre 600 y 800 millones de dólares por ejercicio, deben encararse de una vez, por más dolorosa que sea, o en forma gradual. Obviamente los empleados y gremios prefieren esta última opción. Sin embargo muchos sectores opinan que es preferible superar esta etapa lo más rápido posible, aunque haya que enfrentar una alta conflictividad, a prolongar en el tiempo las malas noticias -cierre de rutas, despidos de personal, devolución de aviones, etc.- que lleven a que la empresa viva en un estado de conflicto permanente. Quieren sostienen la política del shock ponen como ejemplo historias recientes como Alitalia, El Al, Iberia, etc. También se habla de halcones y palomas respecto a Aerolíneas en el gobierno. A Gustavo Lopetegui, por su condición de exLAN, empresa a la que supuestamente buscaría favorecer, los gremios lo ubican entre los primeros aunque también lo responsabilizan por abrirle la puerta a Avianca, cuando el principal perjudicado sería justamente LAN. Estos días algunos gremios festejaron el desplazamiento de Lopetegui y el ingreso de Mario Quintana, el otro coordinador del gabinete económico, en la trama Aerolíneas. Quienes lo conocen, dicen que el ex Farmacity es mucho más halcón que lo que los empleados suponen. La ventaja, quizás, es que no es exLAN. Un ejemplo también en aplicar el gradualismo, está en los números de la compañía y el tiempo que llevaría llegar a buen puerto. Para este año la compañía tiene previsto un total de gastos (con el combustible a U$S 30, que ya está en U$S 38) de U$S 2.600 millones. Isela Costantini se comprometió a lograr un ahorro sobre lo que no impacta volar (excluye combustible, recursos humanos, mantenimiento, repuestos, aviones, etc.), es decir, sobre el 20% del total de gastos (U$S 520 millones). Sobre estos fondos la dirección prometió un ahorro en el año, con gran esfuerzo, del 30%. Eso equivale para este año a un ahorro de U$S 156 millones. Suena a poco.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here