PROVEEDORES SE QUEJAN POR LA IMPLEMENTACIÓN DE UN NUEVO SISTEMA DE GESTIÓN ADMINISTRATIVA EN AEROLÍNEAS ARGENTINAS

0
522

Los proveedores ya no saben cómo ni a quién reclamar. Los empleados confiesan estar al borde de un ataque de nervios desde que se dispuso el 1 de agosto, mano militare, la utilización del nuevo sistema. “Si hasta el control de combustible se hace hoy por hoy en forma manual”, se quejan en el sector. Nadie duda de las bondades del sistema una vez que esté funcionado correctamente, aunque por ahora todas son quejas. La causa, dicen, haber forzado el “cut over” en agosto. La iniciativa de contar con un nuevo sistema integral de Gestión Administrativa y Contable, surgió en 2009, después de la primera visita al Congreso de Mariano Recalde y Axel Kicillof, por ese entonces subgerente general y director de Finanzas de Aerolíneas, donde fueron un tanto vapuleados por lo que para zafar responsabilizaron a los malos sistemas de gestión y administración de Aerolíneas. Fue entonces que decidieron cambiar a un sistema “world class”, como les gustaba decir. Se hizo entonces un licitación internacional -una consultora, IMR, trabajó en el armado de las bases- a la que solo se presentaron llamativamente dos consultoras para la implementación, de las cinco que había sugerido SAP, poseedora de uno de los software standard en la mayoría de las industrias del mundo para optimizar los procesos de gestión y administración. BGH no pudo, ya que Oracle, competidor de SAP, se negó. La seleccionada para la implementación del sistema SAP fue Deloitte, cuya contratación -por ende la de SAP- estuvo a cargo de Nicolas Cevela, por entonces gerente de Compras, hoy asesor del camporista Eduardo “Wado” de Pedro en el Congreso. Un dato llamativo, marcan los especialistas, es que la negociación con Deloitte demandó más de un año y medio. Otro dato sorprendente es que el contrato se hizo por mensualidades y no por etapas cumplidas (certificados de obras). Proyectada la implementación en 18 meses, la misma debió extenderse por tres más. Fue entonces cuando la empresa, para evitar mayores costos, forzó el “cut over”, que sumado a la resistencia natural de los empleados al cambio y a que el mismo se hizo a mitad del ejercicio y no al inicio del siguiente, provocó los inconvenientes por lo que hoy se quejan empleados y proveedores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here