LA ORDEN DE CRISTINA ES QUE EL AUMENTO EN AEROLÍNEAS SEA INFERIOR AL 30%

0
352

No es fácil ser gremialista en una empresa estatal y oficialista el mismo tiempo. ¿Cómo dejar a salvo a la Presidenta, que reestatizó la empresa como ellos querían, cuando fue ella quien designó a Mariano Recalde al frente de la empresa y ahora quien bajó la orden para que de ninguna manera los aumentos de sueldos lleguen a un 30%? Con este respaldo, más el de los ministros de Economía y de Trabajo y el Jefe de Gabinete, Recalde se envalentonó y amenazó con cerrar la empresa. Superar ese número sería una mala señal para otros gremios, reconocería una inflación que no están dispuestos a reconocer en el gobierno y complicarían aun más los números de la empresa. Las partes no están tan lejos. Los gremios piden un 35% pero estarían dispuestos, a esta altura, a cerrar en un 30%. La empresa ofrece un 28,15% en dos tramos (algunos dicen que la oferta en realidad es de un 26%) Además, siempre queda la posibilidad de alguna compensación que no figure en el sueldo. Aunque terminen arreglando – hay tiempo hasta fin de mes -, los gremios algunas medidas van a tener que tomar para tranquilizar a las bases a las que les prometieron dar batalla. Por lo pronto para este jueves convocaron a una marcha hacia las oficinas de Aerolíneas, pero en cambio ya no hay fecha para un paro, después de la reunión del martes en el Ministerio de Trabajo y de un cara a cara con Recalde a quien no veían desde diciembre. Al presidente de la compañía, en cambio, le va a ser más difícil ahora remontar su imagen de gerenciador eficiente cuando reconoció que la empresa tiene empleados de más (muchos entraron durante su gestión), que paga sueldos por arriba de la media (“El sueldo promedio es de entre 25 y 30 mil pesos; también hay quienes ganan por arriba de los $90 mil mensuales”, reconoció, a quien se le imputa haber mantenido la paz gremial a fuerza de aumentos), que tiene aviones improductivos que el mismo contrató y destinos internacionales a los que la compañía vuela a pérdida. Aunque si gana la batalla con los gremios es posible que termine fortalecido hacia dentro del gobierno.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here