Boeing admite que algunos registros de pruebas de producción del B-787 fueron falsificados

0
221

Boeing debe inspeccionar los B-787 no entregados y en producción para garantizar que algunos pasos en el ensamblaje de la aeronave se realizaron correctamente. Esto se debe a que varias de las pruebas requeridas para validar el trabajo se registraron como completas pero, en realidad, nunca se realizaron. Un empleado de Boeing en las instalaciones de ensamblaje final del B-787 de la compañía en Carolina del Sur “vio lo que parecía ser una irregularidad en una prueba de conformidad requerida en la unión del ala y el cuerpo”, dijo Scott Stocker, vicepresidente y gerente general del B-787 en un correo electrónico del 29 de abril a los empleados que reveló el problema. El empleado le dijo a su gerente, quien alertó al “liderazgo ejecutivo”, según el correo electrónico. Boeing “revisó rápidamente el asunto” y determinó que “varias personas habían estado violando las políticas de la compañía al no realizar una prueba requerida, pero registraron el trabajo como completado”. Stocker agregó que Boeing informó “voluntariamente en abril que es posible que no haya completado las inspecciones requeridas para confirmar la conexión y conexión a tierra adecuadas donde las alas se unen al fuselaje en ciertos aviones B-787 Dreamliner». “La FAA está investigando si Boeing completó las inspecciones y si los empleados de la compañía pueden haber falsificado los registros de la aeronave”, afirmaron desde la agencia. Finalmente, Stocker dijo que la inspección requerida “ahora debe realizarse fuera de secuencia en los aviones en el proceso de construcción”. Es probable que se requieran controles para la flota en servicio, pero Boeing dijo que determinó que el problema no representa ningún riesgo de seguridad inmediato. “Boeing está reinspeccionando todos los aviones 787 que aún se encuentran en el sistema de producción y también debe crear un plan para abordar la flota en servicio”, dijo la FAA.

La FAA alista para ordenar una revisación urgente de lo B-787

Ya en diciembre pasado, la Administración Federal de Aviación (FAA) de Estados Unidos, detectó la necesidad inspeccionar unos 468 Boeing B-787 Dreamliner para verificar si poseen ciertas piezas fabricadas incorrectamente, sobre todo en torno a las vigas del piso. En concreto, la FAA tomó conocimiento que ciertas partes producidas por Leonardo no contienen los materiales especificados, singularmente, la aleación de titano adecuada. Boeing ha marcado 468 aviones para su inspección, hablamos de aviones de la versión 9 y 10, construidos desde agosto de 2016 hasta octubre de 2020. La población afectada es el 64% de los B-787/9 y /10 entregados hasta el 30 de abril, y el 42% de los 1.127 B-787 entregados. Los accesorios marcados para inspecciones se instalan en 16 posiciones, o estaciones de carrocería, donde el piso se une al fuselaje. La FAA calcula que reemplazar cada accesorio en una célula afectada requerirá 530 horas de trabajo. «La magnitud de los daños encontrados durante la inspección realizada cuando se reemplazan los accesorios podría variar significativamente de un avión a otro», dijo la FAA “No tenemos forma de determinar cuánto daño se puede encontrar en cada avión, el costo de reparar las piezas dañadas en cada avión o la cantidad de aviones que pueden requerir reparación”, señaló la agencia.