Aena enfrenta el reclamo de € 1.000 millones por supuestos cálculos erróneos en el cobro de tasas

0
135

IATA exige que se descuenten los gastos derivados de la pandemia, del cálculo de las tasas aeroportuarias y se anule la autorización del alza por parte del Consejo de Ministros de España. Asimismo, Aena busca ser compensada por la caída del negocio a causa del Covid-19. Tanto las aerolíneas como Aena tienen abiertos varios procedimientos por los que se reclaman más de 3.500 millones. El gestor aeroportuario reclama ser compensado por los efectos de la pandemia, que calcula en unos 2.500 millones por los ingresos que dejó de tener (lucro cesante). Por el otro, las compañías aéreas, a través de IATA exigen que se descuenten los gastos derivados de la pandemia de la base para calcular las tasas aeroportuarias y que se anule el alza aprobada este año por el Consejo de Ministros de España. El sobrecoste sobre las tasas que calculan las aerolíneas para el periodo 2023/2025 estaría valorado en 1.000 millones. Mientras que desde IATA señalan que la ley de 2014 que regula Aena obliga a congelar las tarifas hasta 2025, desde Aena aseguran que existen excepciones que permiten subirlas, como es el caso del Covid-19 que obligó a Aena a incurrir en costes sanitarios y de seguridad. Sin embargo, las aerolíneas afirman que dichos costes ya se imputaron en la tarifa de 2022, por lo que ya no habría que incluirlos a la hora de calcular la base de las tasas y argumentan que este error repercute en lo que se pagará en el futuro. Dichas tasas aumentaron el pasado 1 de marzo hasta los 10,35 por pasajero, 0,4 (+4,09%) más que antes de la última revisión y un 6,9% menos que en 2015. Según las aerolíneas, las tasas deberían estar ahora en los 9,14 por pasajero.