Sobre el cierre de Aeromar y el fallido proyecto de Nella

0
637

Días atrás y mediante un comunicado, la aerolínea regional mexicana Aeromar, anunció su propio cierre definitivo. “Esta decisión responde a una serie de problemas financieros por los que atravesaba la aerolínea, así como la dificultad de cerrar acuerdos con condiciones viables que permitieran asegurar las operaciones de Aeromar a largo plazo”, afirma un comunicado. “El equipo de la compañía realizó profundos ajustes financieros para mejorar su situación, sin embargo, en un entorno adverso, agravado durante la pandemia de Covid-19, las medidas tomadas no fueron suficientes para estabilizar la situación de la empresa”. A primera hora del día, la compañía sufrió la cancelación de los vuelos a Tepic, Piedras Negras, Aguascalientes, Colima y Mc Allen, en Estados Unidos. La única ruta que operó fue la que une Ciudad de México con Ixtepec. A este panorama se sumaba la amenaza de huelga de la Asociación Sindical de Pilotos Aviadores (ASPA), ante el incumplimiento de Aeromar con el pago de sus deudas. Esos montos ascienden a $ 103 millones (US$ 5,5 millones) con los pilotos, pero que se suman a otros $ 3 mil millones (US$ 161 millones) que le debe al Servicio de Administración Tributaria, o SAT; y a otros $ 554 millones (US$ 29,8 millones) que se le debe a Aeropuertos y Servicios Auxiliares (ASA). “Es casi un hecho, con 95 por ciento de probabilidad que el próximo jueves nos vayamos a huelga, queda una remota posibilidad de que Aeromar pague algunas de sus deudas o aparezca un inversionista”, declaraba el vocero de ASPA, José Alonso. Se abrían entonces dos caminos de esperanza para Aeromar: la posibilidad del rescate gubernamental, tomar a Aeromar como núcleo para constituir la nueva aerolínea estatal que manejará Sedena (Secretaría de Defensa Nacional) o concretar el salvataje de Nella Airlines. Sin embargo, ante la prensa, el propio presidente de México, Andrés Manuel López Obrador descartó el rescate: “Podemos decir que fue una empresa mal administrada, son de esos casos en donde quiebran las empresas, pero no los dueños (…) O sea, los dueños se fueron creo que, a Israel, dejaron abandonada la empresa con deudas, pero de tiempo atrás, mucho antes de la pandemia. Nosotros (N. de R.: el gobierno federal mexicano), para que no cerrara la empresa, mantuvimos sin cobrarles deudas al Estado mexicano, al aeropuerto, al SAT, pues Infonavit, a distintas dependencias que le deben. Al final, ya dijeron: ‘Cerramos, no podemos’”, remarcó López Obrador. “Es totalmente inviable en lo económico, en lo comercial. No es posible rescatar algo que tiene un pasivo altísimo. Bueno, debe hasta la renta de los aviones y no tienen bienes”, agregó el mandatario. Y por su parte, Nella emitió un comunicado admitiendo que “no pudo llevar a cabo la firma del contrato de participación accionario de Aeromar”, informó en un comunicado. El nuevo inversor estaba negociando con diversos acreedores planes de pago de los adeudos, sin embargo, no pudo ponerse de acuerdo con el gobierno ni con los gestores del Aeropuerto Internacional Ciudad de México (AICM), dos de los principales acreedores en este caso. “Ante este escenario Nella no pudo llevar a cabo la firma del contrato de participación accionario de Aeromar. Lamentamos el cierre de operaciones de la aerolínea mexicana y nos solidarizamos con los más de 700 empleados y sus familias”, explicó Nella en el comunicado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here