Por disposición de la ANAC, los pasajeros que embarquen en vuelos regionales en Aeroparque podrán ahora hacer uso de la 6ta. Libertad

0
2761

Este lunes 2 de enero se publicó en el Boletín Oficial la Resolución 744/2022 que deroga el artículo 3º de la anterior Resolución (la 40/2020) de la Administración Nacional de Aviación Civil (“ANAC”), que autorizaba los vuelos internacionales desde Aeroparque, pero solo para vuelos “punto a punto”.

Es decir, que el pasajero podía volar desde Aeroparque a Santiago, por ejemplo, pero no podía hacer conexión allí a otro destino internacional. Por ejemplo: Buenos Aires-Lima-Miami. Se suponía que con esto se protegía a Aerolíneas Argentinas que corría con desventaja al no disponer de hubs en Santiago, Lima, San Pablo, Bogotá (desde el año pasado), etc.

En definitiva, que se les permitirá a las empresas autorizadas a operar internacional desde Aeroparque a hacer uso del derecho de 6ta. libertad.

Aunque es cierto que, hecha la ley, hecha la trampa.

Acostumbrados a desconfiar en el sector – más si el decreto se firmó en pleno festejo de Fin de Año – la pesquisa se orientó a buscar a quienes beneficia y a quienes perjudica el cambio.

Desde ANAC sostienen que esta es una modificación que desde hace tiempo se quería aplicar y que el objetivo no es otro que beneficiar a los pasajeros y a las aerolíneas.

También es cierto, que este era un reclamo de los países involucrados y las aerolíneas con convenios con la Argentina.

“La realidad mostrará si la medida traerá beneficios para las empresas y los pasajeros y, para la industria aerocomercial en general. Pero según datos oficiales de ANAC, en 2019 Ezeiza concentraba el 94% de los pasajeros internacionales del Gran Buenos Aires y Aeroparque el 94% de los pasajeros domésticos. El 2022 muestra que Ezeiza no llega al 70% de los pasajeros internacionales y que Aeroparque tiene el 87% de los pasajeros domésticos, al cual llegan muchos vuelos del interior por falta de espacio en Aeroparque”, opinó el abogado especializado en temas aeronáuticos, Diego Fargosi Bond.

Las que sí se verán perjudicadas son las empresas locales low cost, que además de haber perdido su aeropuerto, El Palomar, cada vez tienen menos posibilidades de volar desde un saturado – y ahora más que antes – Aeroparque.

¿Está bien que un pasajero que va a Corrientes o Salta, por ejemplo, lo tenga que hacer desde Ezeiza y uno a Miami o al Caribe, ahora, pueda ir en conexión desde Aeroparque?

Un punto que no modificó la nueva resolución es la capacidad máxima de los aviones a operar desde Aeroparque: 200 asientos es el límite.  Game Over para los A321.

Habrá que ver.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here