¡Objeción!: la Autoridad Aeronáutica colombiana pone “peros” a la integración de Avianca y VIVA. La respuesta de las aerolíneas

0
410

Finalmente llegó la muy esperada respuesta de la Aerocivil colombiana respecto a la operación de integración entre Avianca y Viva. El organismo concluyó que la integración representa riesgos para la competencia en el sector y el bienestar de los consumidores y que de permitirse la integración propuesta se propiciarían, entre otros, los siguientes efectos:

  1. Generar o reforzar el poder de mercado a favor del ente integrado (Avianca, Viva Air y Viva Perú). Las intervinientes participan en 59 rutas nacionales, que movilizan el 93.7% del tráfico doméstico del país. De estas rutas, en 29 rutas nacionales round trip participan de manera coincidente.
  2. Este grupo económico alcanzaría el 100% de la participación en 16 rutas nacionales.
  3. Los indicadores económicos que se usaron para evaluar esta integración muestran un deterioro potencial considerable. En términos de libre competencia, significaría un retroceso y volver a niveles que no se veían en el país hace más de 7 años.
  4. Viva, que ha sido un jugador relevante del mercado colombiano, ha dinamizado la competencia en el sector y se ha convertido en una alternativa valiosa para los consumidores colombianos y de la región, desaparecería como competidor independiente.
  5. Los otros competidores se enfrentarían a nuevas dificultades para crecer o incursionar en mercados afectados por mayores barreras de entrada y mayor poder de mercado.
  6. Los consumidores podrían verse perjudicados en la medida en que el ente integrado (Avianca, Viva Air y Viva Perú) tendría más facilidades, incentivos y menores riesgos al aumentar sus precios, reducir frecuencias, cancelar rutas o reducir servicios complementarios, entre otros.

Así, de acuerdo con la ley, una integración empresarial como la que proyectaron Avianca y Viva debe ser objetada por sus efectos adversos en el mercado a menos que:

  1. Las empresas propongan, y la Aerocivil apruebe, remedios y compromisos, que en Colombia son llamados condicionamientos, que identifiquen y aíslen o eliminen los efectos anticompetitivos de la integración, de tal manera que,
    implementados dichos remedios, la transacción no afecte la estructura competitiva del mercado; o
  2. Que las partes logren probar que se configura la excepción de empresa en crisis.

Las empresas Avianca y Viva no ofrecieron remedios; de hecho, solicitaron que la transacción fuera aprobada de forma expedita e integral, aplicando la excepción de empresa en crisis.

La excepción de empresa en crisis consiste en la situación en la cual la autoridad de competencia permite llevar a cabo una operación de concentración empresarial que, en condiciones normales, sería objetada como consecuencia de los posibles efectos adversos para la competencia, debido a la crítica situación financiera de la compañía
que está siendo adquirida. Esta excepción solo tiene sustento legal si las partes intervinientes prueban el cumplimiento de los siguientes criterios:

  1. Debido a la crisis, la empresa saldrá del mercado y es necesario venderla o que se integre con un tercero.
  2. No hay otro competidor viable que genere menos restricciones a la competencia económica.
  3. El daño a la competencia generado por la aprobación de la operación proyectada no puede ser mayor que aquel que provocaría la salida del mercado de la empresa en crisis, y
  4. La crisis alegada o la falta de alternativas viables no puede haber sido generada o estar relacionada con la operación de integración proyectada.

En este caso, si bien se acreditó que Viva actualmente afronta una situación financiera relevante, Avianca y Viva no probaron que la crisis económica de Viva sea de tal magnitud que afecte su viabilidad en el mercado y, por consiguiente, esté condenada a salir del mercado de manera inminente e inevitable.

En lo que respecta a la búsqueda de alternativas, a través de opciones diferentes a la venta o acudir a otros compradores menos anticompetitivos, Viva no probó que haya explorado y agotado otras alternativas y que las mismas hayan resultado inviables. Por ejemplo, en el expediente no reposan pruebas que acrediten que Viva solicitó préstamos a entidades financieras y/o envió ofertas a posibles compradores como fondos de inversión o grupos de inversionistas.

Por otra parte, Avianca y Viva no probaron que el daño a la competencia generado por la transacción era menor que aquel que provocaría la salida del mercado de Viva. Por el contrario, Avianca y Viva se limitaron a relatar los efectos de la supuesta salida del mercado de Viva, pero no compararon los mismos con los efectos que generaría la aprobación de la transacción.

Por esto, teniendo en cuenta que Avianca y Viva tenían la carga de probar el cumplimiento de todos los requisitos de la excepción de empresa en crisis, y en este caso la aplicación de aquella excepción era el sustento de aprobación de la transacción proyectada, la misma fue objetada.

Aerocivil recomendó a Viva que adopte las medidas internas y alternas pertinentes con el fin de superar la situación financiera que afronta actualmente.

Contra esta decisión, proceden los recursos de reposición y, en subsidio de apelación, que podrán presentarse dentro de los 10 días siguientes a la notificación. Ahora bien, si las partes así lo consideran, pueden reformular y volver a presentar su solicitud con condicionamientos y teniendo presente los argumentos expuestos en parte considerativa del acto administrativo.

La respuesta de Avianca

Avianca recibe con preocupación la reciente decisión negativa tomada por la Aeronáutica Civil con respecto a la solicitud conjunta de Avianca y Viva para ser parte de un mismo grupo empresarial.

Esta solicitud, que busca proteger pasajeros y empleos e impulsar conectividad en el país, habría permitido que Avianca apoye a Viva para darle un giro a la situación financiera de la low-cost.

Adrian , Presidente y CEO de Avianca afirmó: “Nos preocupa el sentido de la decisión, pues va en contravía de las necesidades del país y desconoce el potencial efecto que tendría la desaparición de Viva sobre los usuarios y el mercado. Desde Avianca reiteramos nuestra voluntad de participar activamente en el rescate de Viva, buscando mantener la conectividad de los viajeros, fortalecer el turismo y conservar el empleo formal.”

Ante este escenario, Avianca analizará en detalle la decisión de la Aerocivil y evaluará todas las alternativas legales disponibles para buscar las aprobaciones necesarias.

Es importante aclarar que este proceso es independiente de Abra Group, proyecto en el que los accionistas de Avianca y GOL siguen avanzando.

Viva Air habla de sorpresa

 “Recibimos de forma respetuosa, pero con sorpresa, la decisión tomada por parte de la Aeronáutica Civil en la que niega la solicitud del proceso de alianza entre ambas compañías, que en sí misma hubiera constituido un respaldo a la continuidad del Modelo de Bajo Costo en la región”, afirma el comunicado emitido por Viva Air. “Revisaremos las alternativas que nos presentan, dado que esta alianza es necesaria para la continuidad de Viva, seguir potenciando la conectividad aérea del país a precios bajos y la fuente de trabajo de los más de 5.000 colaboradores directos e indirectos de Viva”, prosigue el texto. “Mientras se estudian las posibilidades que como compañía tenemos para la revisión de esta decisión, seguiremos operando como lo hemos hecho a lo largo de nuestros diez años de operaciones, y en estos últimos meses a pesar del difícil entorno macroeconómico que enfrentamos, comprometidos con promover la inclusión aérea en Colombia y la región, de la mano de nuestro modelo ´Súper Bajo Costo´ que ha generado mayores niveles de conectividad y desarrollo para el país y la región”, concluye el texto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here