Aerolíneas Argentinas II: “Cómo convencer al mundo que 438 millones de dólares no es tanto”

0
454

Se sospecha que una investigación de opinión pública desarrollada no para hacer públicas sus conclusiones sino para conocer el humor de la población sobre Aerolíneas Argentinas y su futuro, llevó a que algunos políticos, obviamente de la oposición (las caras más visibles Macri, Larreta, Millei, Espert y varios más) se atrevieran a plantear la posibilidad de la privatización directa de la empresa estatal o encarar algún proceso que la volviera eficiente sin que por ello se generara una ola de denuncias y acusaciones. O se apelara al nacionalismo histórico con marchas dentro y fuera de los aeropuertos.  Obviamente las voces que reaccionaron en defensa de mantener la empresa dentro del Estado vinieron del sector gremial, con predominio del camporista Pablo Biró de APLA, que esbozó una extraña teoría  (Ver: La extraña teoría del 1 x 4 del Comandante Biró) según la cual por cada dólar que la empresa recibe aporta al Estado cuatro dólares, básicamente en impuestos. Con esta teoría el Gobierno debería abocarse a generar Sociedades Estatales ya que los subsidios vuelven multiplicados por cuatro, según la teoría Biró

¿Por qué mejor no dejar que empresas privadas contribuyan con sus impuestos, ya que además se ahorraría el país, en el caso de una empresa como Aerolínea, U$S700 millones por año?

La teoría la compró también Pablo Ceriani, presidente de Aerolíneas, al salir a confrontar con la oposición y ahora al sumarlo a un comunicado sobre el balance 2021 que destaca que las pérdidas se redujeron un 34% respecto a 2019.

Es evidente que la repetición constante en los medios de una pérdida anual de 700 millones de dólares, cuando estos escasean no solo en el Banco Central, fue generando en la opinión pública la idea de que con razón “algo hay que hacer con Aerolíneas Argentinas”. No por nada, esta semana la empresa salió con fuerza a comunicar una “buena noticia” en este sentido: que la perdida el año pasado fue “de apenas” U$S438 millones.

Está claro que, desde el título, el comunicado de prensa lo que se buscaba era no solo dar una buena noticia (-34%), sino también fijar un valor distinto a los 700 millones que predomina desde hace tiempo en la cabeza de la gente.

Un dato a tener en cuenta es que la comparación fue entre el 2021 y el 2019.  Es cierto que se trata del último ejercicio normal, previo a la pandemia, pero también el último de la gestión Cambiemos. Lo que obviaron mencionar son los U$S 702 millones que se perdieron en 2020.

“Resulta importante destacar que los aportes del Estado durante 2021 fueron de 65.796 millones de pesos, de los cuales 35.180 millones volvieron a las arcas del Estado en concepto de impuestos y tasas”, expone el comunicado, aunque sin mencionar – y de allí la tendenciosidad del mismo – que por tratarse Aerolíneas de una sociedad anónima debe pagar impuestos y tasas como lo hacen todas las empresas del país, que además no reciben subsidios ni aportes del estado.

El comunicado también obvió mencionar que las pérdidas de 2019, si bien fue el peor año de la gestión Cambiemos, estuvo aún lejos de los peores resultados desde que el Estado tomó el control de la empresa allá por 2008. En 2015, por ejemplo, durante la administración de Mariano Recalde, se llegó a una pérdida superior a los 1.000 millones de dólares.

Si tomamos los datos históricos de cada gestión volcados en un minucioso trabajo realizado por el especialista en temas aeronáuticos Carlos Vázquez, se puede observar que durante la gestión  Alak / Recalde (2008 -2015) se perdieron  5.552 millones de dólares y recibió aportes por 5.185 millones, la de Costantini / Dell Aqua / Malvido (2016-2019) se perdieron 2.142 millones de dólares y se recibieron 1.271 millones de aportes oficiales, mientras que durante la actual gestión de Ceriani (2020-2022) se perdieron U$S702 millones y recibió 1.524 millones.

“En un contexto de crisis global de la industria aérea tras dos años de pandemia – continúa el comunicado de la empresa-, con indicadores que de acuerdo a IATA, marcan una caída de casi el 50% en la cantidad de pasajeros transportados y una proyección de volver a los números anteriores hacia mediados de 2023, cabe destacar que la empresa se encuentra operando al 100% en su red doméstica y en un 62% en su red internacional. En la región, a excepción de Copa Airlines que tuvo un saldo positivo en su balance de 50 millones de dólares, todas las compañías tuvieron resultados negativos: LATAM (4084 millones), Gol (1366 millones), Aeroméxico (1043 millones) y Azul (886 millones)”, Algo que es cierto, con la diferencia de que en algún momento fueron rentables – y pretenden volver a serlo – cosa que no acredita Aerolíneas.  Es así que desde el 2008, cuando el Estado tomó el control accionario de Aerolíneas y Austral hasta el 2012 perdió U$S8.800 millones y recibió aportes por U$S7.760, además de U$S222 millones de enero a abril de este año.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here