Sigue la polémica desatada por Mauricio Macri al afirmar que si Aerolíneas Argentinas no es eficiente habrá que privatizarla

1
606

La semana pasada, bajo el título ¿Queremos una Aerolíneas Argentinas estatal, privada o…eficiente?”, Aviación News abordó la polémica que generó el comentario del ex presidente Mauricio Macri sobre que si la empresa estatal, que pierde U$S 700 millones al año, “no es viable, hay que privatizarla”. Quien tomó la posta para contestarle fue el presidente de la empresa, Pablo Ceriani, que planteó que “Achicarla, privatizarla, despreciarla no es una opción posible para nosotros. El desafío es continuar mejorando, ampliar la oferta, incrementar operaciones, aumentar ingresos a partir de nuevas oportunidades de negocios, ser el vehículo para el ingreso de divisas al país”. Esta semana se sumaron a la polémica nada menos que el Presidente de la Nación, Alberto Fernández, el secretario general de APLA, el piloto Pablo Biró, por un lado, y Cristian Ritondo, jefe del bloque de diputados del PRO, por el otro.

En la TV Pública, Fernández catalogó como “una vergüenza lo que plantea Macri”, y que él “va a apoyar a la empresa todo lo que tenga que apoyarla”.

Para apuntalar su argumento, el mandatario recurrió a dos viejos argumentos, incomprobables y muchas veces refutados: “Pienso en los riojanos, los catamarqueños, los chubutenses, los santacruceños. ¿Qué aerolínea va a llegar ahí? ¿Quién se va a preocupar de ellos?”. “Las aerolíneas privadas en la Argentina van a los lugares a los que les es rentable. Van a Bariloche, Cataratas, Ushuaia, a dónde quieren ir todos. ¿Quién quiere ir a La Rioja, a Catamarca, a Santiago?”

En el primer caso desconociendo que esos lugares serían ocupados rápidamente por empresas privadas, como ocurrió en Brasil después de la salida de Varig, Chile con la privatización de LanChile, Perú con una fuerte competencia interna después de la caída de AeroPerú, Colombia con Avianca y varias low cost y México con un mercado cada vez más conectado y competitivo. Respecto al segundo punto, varios estudios a lo largo de los años han demostrado que las rutas más rentables para Aerolíneas– en realidad, las únicas rentables – son justamente aquellas donde está sola – el mejor yield – en contraposición con las que tiene competencia. Alguien debería haber asesorado mejor al Presidente.

También fallaron los asesores cuando recurrió al argumento de que Alitalia cayó por la pandemia”, cuando, en una situación parecida a la de Aerolíneas, con varios intentos de privatización fallidos y gremios poco flexibles, hace años que estaba en quiebra, o que “Lufthansa tuvo que estatizarse, en cierta medida por culpa de la pandemia”, sin precisar que ya hace unos meses recuperó todas las acciones que le había transferido al Gobierno Alemán a cambio de recursos para sobrellevar la pandemia.

Para el Presidente, “se están poniendo muchos esfuerzos para mejorar la eficiencia de la compañía, pero hay que entender que son tiempos difíciles”, sin detenerse a mirar los gráficos que muestran, con excepción del 2016 al 2018, que el nivel de pérdidas de Aerolíneas desde su reprivatización fluctúa entre los 600 y los 800 millones de dólares por año.

“La verdad es que Aerolíneas nos cuesta”, se sinceró Fernández. “Pero mientras yo sea presidente, voy a hacer todo lo posible para hacer crecer a Aerolíneas, no por ellos, sino por los argentinos”, en referencia a los gremios a quienes también había cuestionado Macri. En particular al referente de los pilotos Pablo Biró, sobre el que sentenció en TN que “Nos cuesta más caro que la reina de Inglaterra. Podríamos tener una monarquía acá. ¿Qué es, el monarca de este país? ¿Qué aporta para que nos cueste como un rey?”, apuntó, con ironía, el expresidente.

En defensa a los subsidios que recibe la empresa, Biró (C5N) reiteró su teoría sobre que “Aerolíneas Argentinas devuelve al Estado Argentino por medio de los impuestos más dinero que los aporte que recibe”.

Para el especialista en temas aeronáuticos, Carlos Vázquez, autor, además de los gráficos que acompañan esta nota, del reciente trabajo “Impacto impositivo y en el PBI de la industria aerocomercial en Argentina”, semejante afirmación supone la tácita hipótesis de que las demás líneas aéreas en el país no abonan los impuestos correspondientes, lo cual es falso, ya que todas lo hacen. “Queda entonces comprobar si la magnitud de los impuestos pagados por la línea de bandera está por encima o es similar a los aportes del Estado. Si analizamos el periodo desde que se tomó el control accionario de Aerolíneas Argentinas y Austral (2008) hasta el año 2020 (último ejercicio contable aprobado), en base a los Balances societarios de cada ejercicio (por consiguiente, información oficial) se podrá observar que no es verdad la afirmación sobre la relación entre los aportes y los tributos abonados al estado”.

 “A su vez – continúa Vázquez – las empresas Aerolíneas Argentinas/Austral, eluden el pago de impuestos con la creación de empresas o utilizando algunas de la ya creadas en el exterior (por ejemplo, en Suecia) que son propiedad de los lessors para aprovecharse de los acuerdos entre países para la “no doble imposición”. Esto como consecuencia de las cláusulas contractuales de “no grossing up”, que básicamente significa no practicar la retención sobre la suma de la ganancia neta presumida y el impuesto respectivo a beneficiarios del exterior. Si bien el procedimiento es totalmente legal, el mismo no sería ético para una empresa de mayoría accionaria estatal solventada con el dinero de los contribuyentes”.

Aunque en los últimos días Biró habría cambiado su discurso donde ya no habla de impuestos sino del “Impacto del sector aéreo en el PBI”, es decir el impacto que genera la actividad aerocomercial sobre el Producto Bruto Interno. Así, según un informe del Air Transport Action Group de 2019, “El impacto económico global de la aviación (directo, indirecto, inducido y catalizador del turismo) se estima en $ 2,7 billones, equivalente al 3,6% del producto interno bruto mundial”.

Más cerca, un informe de IATA (International Air Transport Association) y Oxford Economics sobre “La importancia del Transporte Aéreo para Argentina (2019)”, determinó que “La industria del transporte aéreo, incluidas las aerolíneas y sus cadenas de abastecimiento, aportan 7,5 mil millones de dólares en términos de valor agregado bruto al PBI de Argentina. Los gastos efectuados por los turistas extranjeros aportan otros 4,2 mil millones de dólares al PBI del país, sumando unos 12 mil millones de dólares. En total, 2,1 por ciento del PBI es sustentado por los aportes del sector y por los turistas extranjeros que llegan por vía aérea”

En diciembre de 2016 IATA había realizado el mismo estudio donde el impacto lo consideraba del 1,7% del PBI, con lo cual se observaba una mejora interesante.

Para comparar, ese mismo año la organización internacional que reúne a las líneas aéreas del mundo realizó el mismo informe para Chile donde destaca que el 2,8 % del PIB del país está sustentado por el transporte aéreo y por los turistas extranjeros que llegan por vía aérea”.  Es decir, que la aviación en Chile – que no cuenta con una línea aérea estatal – impacta más sobre el PBI que en Argentina.

Queda claro que esto no es consecuencia de una aerolínea sino del conjunto de líneas aéreas (locales y extranjeras) que operan en el país.

Finalmente fue Cristian Ritondo, jefe de bloque de diputados del PRO, quien por twitter salió a contestarle a Ceriani, que antes había dicho que “el modelo de industria que propone Macri es tan inviable que ni siquiera logró que funcione su aerolínea familiar”, por la compañía de aerotaxis Macair, “Con este verso populista quieren ocultar que hicieron de Aerolíneas un club privado de negocios entre sindicalistas, militancia y empresas proveedoras. Una fiesta obscena que le cuesta a los argentinos dos millones de dólares por día”.

Mientras tanto, la empresa que recibió para el primer bimestre del año, el más rentable, U$S 140 millones para cubrir el rojo, sigue su rumbo sin desviarse de su ruta, aunque consientes que se acercan a una zona de inestabilidad donde no abundan los dólares, hay otras prioridades y el FMI impone restricciones a los subsidios a las empresas del estado.

Como planteó la semana pasada Aviación News, la discusión hoy debería ser no si la aerolínea debe ser estatal o privada, sino eficiente. Y ser eficiente hoy es no depender tanto del esfuerzo de todos los argentinos. Vuelen o no vuelen.

1 Comentario

  1. La privatización de Aerolíneas Argentinas es una total utopía. Quien o que empresa en su sano juicio invertiría en una empresa (¿) manejada por siete gremios, o cantidad parecida, que representan a la totalidad de los empleados, incluyendo a los cuadros gerenciales. Sería una inversión al fracaso absoluto. Esta aerolínea, mal llamada de bandera, debería ser disuelta y sus empleados indemnizados. Sin ninguna duda, otras aerolíneas mas eficientes, y a costos cero para el erario se harían cargo de operar las rutas vacantes en forma casi inmediata. El buen personal de AR seria absorbido por estas nuevas aerolíneas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here