Vuelve el Gobierno, con la asistencia de OACI, a la carga con el Tango 01: reacondicionamiento del B757 o compra de un sustituto

0
1234

Quizás fueron los últimos viajes del presidente, o vaya a saber de quién, lo que reactivó la idea de contar con un avión presidencial que sirva tanto para vuelos nacionales como internacionales.

Es así que esta semana trascendió una invitación de la Sección de Adquisiciones de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) dirigida a proveedores inscriptos en la organización, a confirmar su interés por participar en una licitación internacional destinada a reacondicionar un B757, que “el cliente” ya posee, o a vender un avión del mismo modelo que cumpla con los requisitos específicos que se requieran.

Si bien la circular de la OACI no especifica quien es el cliente, sí aclara que se trata de un gobierno cliente de América del Sur.

Los interesados en participar de la licitación deberán aclarar si su ofrecimiento es por el reacondicionamiento del avión propiedad del cliente o por un B757 disponible en el mercado.

La duda sobre qué hacer con el Tango 01 no es nueva. Ya en 2019, tal como publicó entonces Aviación News, el Poder Ejecutivo había pedido un informe exhaustivo sobre la flota aérea presidencial. El resultado habría sido recuperar el emblemático avión a un costo estimado en 12 millones de dólares, necesarios para que éste recupere su condición de aeronavegable. Fue entonces que el Boeing 757-200 realizó algunas pruebas de rodaje en el Aeropuerto El Palomar.

Según trascendió entonces, los pliegos para la realización de la licitación internacional para las tareas de recuperación del Boeing se presentaron, pero después otra vez silencio. Es importante destacar que las opiniones están muy divididas entre los que defienden la recuperación de este avión adquirido durante el gobierno de Carlos Menes en 1992 y los que recomiendan la compra de un nuevo avión.

Quienes han seguido de cerca la historia de este avión, sostienen que el mismo debía haber pasado por una inspección mayor a mediados de 2016, luego de 24 años de servicio y apenas 14.000 horas de vuelo, cuando fue puesto en “preservación” en El Palomar, siguiendo el Programa de Mantenimiento de Baja Utilización emitido por Boeing con un costo anual aproximado de 200 mil dólares. El avión, al que el Tribunal de Tasaciones de la Nación valuó en 2017 en U$S 3,5 millones, (“es muy lindo, pero lo vendo” fue un latiguillo de campaña de Fernando de la Rúa) fue puesto en subasta bajo la gestión de Mauricio Macri, pero la misma nunca se concretó.

Ahora aparece nuevamente el pedido de OACI convocando a proveedores interesados en ofrecer servicios de reacondicionamiento como también a interesados en ofrecer Boeing 757 disponibles en el mercado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here