El decreto que retrocede en el tiempo y algunas voces al respecto

0
524

Recién publicado el Decreto, una de las primeras voces en tocar el tema fue el ex presidente Mauricio Macri, quien calificó a los dirigentes de Aerolíneas Argentinas de mantener un “comportamiento corporativo mafioso”.

“¿Por qué tenemos que aceptar que Biró, el sindicalista de Aerolíneas, nos robe más de 100 mil millones de pesos por año cuando hay otros que están dispuestos a hacer ese servicio sin sacarnos nada, como los Flybondi, los JetSmart, muchas de esas empresas que lamentablemente este gobierno, que ampara los comportamientos mafiosos, permitió que se expulsen para que Aerolíneas vuelva a generarnos una dependencia casi absoluta?”, se preguntó en una entrevista.

El expresidente aseguró que la empresa está dirigida “por un sistema de sindicalistas que todo lo que hacen es en beneficio de ellos, no de los argentinos” y aseguró que la empresa debería trabajar bajo “las mismas reglas que trabajan los demás” y “seguir dejando a todas las empresas del mundo que quieran venir a trabajar al país que nos conecten y que nos permitan crecer”.

“Para sostener Aerolíneas nos quedamos desconectados”, aseguró Macri y no me hablen de pandemia porque todos los demás países ya se recuperaron totalmente”.

“Esto ha sido deliberadamente un comportamiento corporativo mafioso de Aerolíneas, apoyado por La Cámpora para fortalecer el manejo discrecional de Aerolíneas para desconectarnos, y encima que nos cobren lo que se les ocurra, porque los precios de los tickets están por las nubes, producto, por supuesto, de la falta de oferta”, dijo.

Biró tomó el guante y calificó al ex presidente de “pavote”. “Es importante que se sepa que Mauricio Macri es un pavote, que no actúa por sí mismo, sino por sus mandantes”.

Y, explicó que “la embajada de Estados Unidos ha salido a dominar la aviación del mundo, y en Latinoamérica lo hicieron directamente con sus líneas principales: tomaron el control de LATAM; tomaron el control de Avianca; y la tercer pata son las low cost que se vinculan a ciertos fondos de inversión, como sucede con JetSmart”.

Además, sostuvo que “los fondos de inversión hicieron un negocio financiero de las líneas aéreas; por eso propugnan la desregulación”, y concluyó: “Están atacando a Aerolíneas Argentinas, porque buscan ya no privatizarla, sino cerrarla”.

Por su parte Patricia Bullrich, la titular del PRO, cuestionó la decisión. “Golpe a los trabajadores y a la clase media: para todo precio máximo, menos a los pasajes”, señaló la dirigente en su cuenta de Twitter.

Por otro lado, la senadora nacional Carolina Losada (JxC – Santa Fe) presentó un proyecto de ley para derogar el decreto 879/2021 y manifestó que “Argentina tiene que tener mayor oferta de vuelos para potenciar la conexión”. Mientras que los diputados nacionales Maximiliano Ferraro y Jose Manuel López, de la Coalición Cívica, hicieron una presentación ante la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia con el objetivo de frenar la aplicación del decreto.

“Las bandas tarifarias constituyen un sistema que históricamente rigió en Argentina, para asegurar un sistema de transporte aéreo sustentable a corto, mediano y largo plazo, que por sus características específicas necesita evitar tanto precios predatorios como precios abusivos”, declaró Paola Tamburelli, titular de la ANAC. Y agregó que “a lo largo de la historia, en dos oportunidades se permitió una flexibilización de tarifas mínimas, que desataron una guerra de precios estudiada a nivel mundial, porque culminó con la desaparición de prácticamente todas las empresas involucradas”.

Para la funcionaria, las nuevas restricciones para “la venta indiscriminada de tarifas por debajo de los costos operativos” de los vuelos le genera “sustentabilidad” a las aerolíneas locales.

 

En declaraciones ante la Agencia Bloomberg Gonzalo Pérez Corral, Gerente General de JetSmart Airlines Argentina, afirmó que “son medidas que encarecen la operación, que nos llevan a ser más ineficientes y que nivelan para abajo”. Además de cuestionar el decreto, apunta a que la solución no debe estar en castigar a la competencia, sino en reordenar los déficits presupuestarios y la cuenta de gasto de Aerolíneas Argentinas. Las aerolíneas low cost han solicitado una reunión a la autoridad aeronáutica proyectada para este jueves 30 a la mañana en la delegación de la Agencia Nacional de Aviación Civil (ANAC).

“Teníamos noción de un proyecto para enviar al Ministerio de Transporte referente a lo que es la aplicación de las bandas tarifarias. Lo que no sabíamos era que ese título venía con otras cosas encubiertas en el mismo decreto, que no tienen que ver sólo con la banda tarifaria sino con otras cuestiones que son igualmente delicadas y que modifican la forma en la que se va regular la industria de acá a futuro. En cuestión, regula la frecuencia de los vuelos y básicamente debemos pedir autorización a la ANAC para que ellos pregunten a Aerolíneas Argentinas si pueden ofrecer determinados servicios de rutas o si, en caso contrario, pueden ser tomados por otras aerolíneas. Es un punto muy importante que no tiene que ver con bandas tarifarias sino con volar frecuencias nacionales e internacionales. Está también la modificación en tiempos de descanso y de la productividad de la tripulación, introduciendo cambios que afectan la forma en la que uno puede disponer o no de las horas de vuelo de tripulaciones de cabina y de mando. Algunas de las cosas que han salido a la luz implican que son más restrictivas de lo que teníamos hasta ahora” agregó Perez Corral.

Y en Ámbito Financiero agregó: “Habrá que recalcular todos los planes en base al nuevo escenario que tenemos y ver si un nuevo avión sigue teniendo cabida en Argentina o no. Nosotros reafirmamos nuestro compromiso con el país y queremos seguir estando, pero tenemos que revisar lo que puede suceder de ahora en más”.

Pérez Corral consideró que el aspecto más “preocupante” del decreto es que subordina la adjudicación de rutas internacionales a que Aerolíneas Argentinas diga si tiene o no capacidad operativa para hacerse cargo de ese destino. “Es una traba a nuestro crecimiento que nos puede dejar fuera del mercado internacional”, dijo. JetSmart vuela a Chile desde Buenos Aires. Y Flybondi va a Brasil, Paraguay y Uruguay.

“Si aumentan las tarifas de rampa, si tienen que consultar a Aerolíneas para ver si podemos volar internacional o no, si no tengo lugar en Aeroparque, si tenemos que contratar más tripulación para cumplir el itinerario actual, todo hace que aumenten los costos. Y ante eso habrá que recalcular todos los planes en base al nuevo escenario”.

Se aguardan aún las respuestas oficiales de Jurca y la IATA.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here