¿Para qué sirve el Acuerdo de Código Compartido firmado por Aerolíneas y Aeroflot o, si se quiere, entre Argentina y Rusia hace una semana?

0
716

La semana pasada Aviación News y otros medios publicamos una información distribuida por la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) sobre un Acuerdo de Código Compartido entre la empresa estatal argentina y la rusa Aeroflot.  El Memorándum expresaba que “Aerolíneas será el transportista operador y Aeroflot el transportista de marketing respecto de los tramos: Buenos Aires-Madrid- Buenos Aires; Buenos Aires-Roma-Buenos Aires; Buenos Aires-Nueva York-Buenos Aires y Buenos Aires-Miami-Buenos Aires. Por su parte, la aerolínea rusa será el transportista de operaciones y la compañía Aerolíneas Argentinas el transportista de marketing en relación con los tramos: Moscú – Madrid – Madrid; Moscú- Roma – Moscú; Moscú-Nueva York-Moscú y Moscú-Miami-Moscú”. Los memoriosos sostienen que hace ya algunos años ambas compañías – o países – habían hecho algún tipo de acuerdo. Para hacer un poco de memoria y para entender además para qué sirve hoy un acuerdo de código compartido, le preguntamos al abogado especializado en derecho aeronáutico, ex comandante de Aerolíneas Argentinas, ex Director Nacional de Transporte Aerocomercial entre 1990 y el 2000 y actual profesor de la Facultad de Ciencias Económicas en la carrera de posgrado en la materia “Gestión Económica en el Turismo”, Manuel Gamboa.

 

-Aviación News: ¿No firmaron en algún momento Argentina y Rusia o Aerolíneas y Aeroflot un acuerdo de Código compartido o algún otro tipo de acuerdo similar antes?

 

Manuel Gamboa: Los Estados negocian Derechos de Tráfico y lo vuelcan en un Acuerdo. Consecuente con este documento las empresas designadas realizan un acuerdo empresarial. En este caso Aeroflot y Aerolíneas Argentinas acordaron los derechos de un código compartido, tratando de optimizar los costos y procurando oportunidades comerciales. En consideración de la extensión de la ruta BUE/Moscú/BUE y sus escalas intermedias.

 

Las empresas, de acuerdo a su plan de negocios y asociaciones con otras empresas, pueden o no utilizar estas cláusulas acordadas por los Estados.

 

Si anteriormente estuvieron compartiendo código, a lo largo de estos 24 años de vigencia del acuerdo, a ciencia cierta, es casi imposible saberlo dado los cambios de management de las empresas y los cambios de la industria: esto la estrategia comercial del momento.

 

– AVN: ¿Para qué sirve hoy un Código Compartido?  ¿Qué beneficios les acercan a las aerolíneas este tipo acuerdos?

 

MG: Desde la década del `70, se impusieron los sistemas de reservas de la industria aerocomercial, sobre un sistema de redes cerrado, que en aquel entonces eran sumamente caros, pero imprescindibles en la industria para poder participar en el negocio aéreo.

 

La competencia exigía participar en las primeras pantallas de las computadoras de los expendedores de pasajes.

Vendía más aquel que establecido en una ruta, su tráfico era el originario y aparecía primero, por lo tanto, si una empresa se asociaba para compartir los códigos con ella, podían aprovechar esta oportunidad de negocio y ofertar más.

 

Sin embargo, en la actualidad los sistemas de reservas, ofertas de pasajes, las rutas y condiciones, fueron superados por internet y la comercialización. Hoy cualquier pasajero, desde su casa, puede investigar y asegurarse una butaca en un vuelo determinado. Con un buscador especializado.

 

AVN: ¿Cuál es el beneficio concreto del acuerdo que la ANAC acaba de firmar para Aerolíneas Argentinas?

 

– MG: Es beneficioso para la empresa cuando más asociaciones estratégicas tenga con otras empresas. Según su plan de negocios. Sus pasajeros tienen más oportunidades, pudiendo las líneas aéreas ofrecer más vuelos. Sabemos desde un inicio quién es el responsable, en un pasaje comprado con código compartidos entre Buenos Aires y Moscú.

 

Una empresa será el “Transportador de hecho” –  en este caso Buenos Aires hasta Madrid es Aerolíneas Argentinas –  que se transforma luego en el tramo Madrid-Moscú en el “Transportador de derecho”.  En un sentido opuestos, lo mismo para la empresa rusa. De esta manera está cubierto las responsabilidades a los pasajeros en caso de daños, demoras, cancelaciones etc.

 

-AVN: ¿Por qué las líneas aéreas pueden comprometerse y compartir sus códigos?

 

MG: Es una condición necesaria que las dos empresas tengan idénticos derechos de tráficos otorgados por el Estado de “Bandera” que la designó a explotar esas rutas. Es decir, Aerolíneas y Aeroflot tienen derechos otorgados para Buenos Aires/Moscú o Roma/Moscú.  Pero, si el Estado no lo tiene acordado con los países concernidos de la ruta que se trata, deberán conseguirlos vía negociaciones bilaterales correspondientes.

Así, por ejemplo: ¿La República Argentina tiene en su plan de rutas más allá de Miami o New York el tramo a Moscú? ¿Aerolíneas Argentina puede volar y vender esa ruta, es decir ejercer derechos de tráfico?  ¿Está acordado en el Bilateral con los EE.UU y Argentina?

 

Son preguntas que deberíamos hacerle a la autoridad aeronáutica argentina.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here