Duro contrapunto entre IATA (líneas aéreas) y ACI (aeropuertos)

0
254

La Asamblea General de IATA dejó un llamativo entredicho entre las aerolíneas y los aeropuertos, que se originó cuando la Asociación Internacional de Transporte Aéreo señaló que el incremento de 2.300 millones de dólares en cargos aeroportuarios y de servicios de navegación aérea a nivel mundial será un obstáculo para la recuperación del transporte aéreo y dañará a la conectividad internacional.

Rápidamente el director general del Consejo General de Aeropuertos (ACI),  Luis Felipe de Oliveira, recogió el guante y afirmó que “estamos en un momento clave para replantear la relación entre aerolíneas y aeropuertos y repensar un modelo de regulación que actualmente considera erróneamente a los aeropuertos como monopolios”.

Las afirmaciones de la IATA de que un aumento de las tarifas aeroportuarias es un “comportamiento inaceptable” y que corre el riesgo de dañar la recuperación ha recibido una severa reprimenda de ACI World.

Después de un período en el que se ha visto una colaboración y unidad sin precedentes de los aeropuertos y las aerolíneas para sobrevivir a esta crisis y reconstruir la confianza de los pasajeros, es lamentable escuchar el matiz de declaraciones procedentes de la IATA. Las afirmaciones hechas sobre la industria aeroportuaria están fuera de contexto y no reflejan los esfuerzos realizados por los aeropuertos para apoyar el ecosistema de la aviación durante la pandemia”.

Los aeropuertos también han experimentado un enorme estrés financiero y han tenido que hacer recortes para mantenerse a flote. En muchas regiones, los aeropuertos no recibieron el mismo nivel de apoyo en comparación con las compañías aéreas. Para mantener las instalaciones en funcionamiento y seguras para los vuelos de carga y humanitarios que operaron durante la pandemia, los aeropuertos incurrieron en grandes costes. Fundamentalmente, los aeropuertos seguirán siendo negocios con un uso intensivo de infraestructuras, lo que se traduce en una elevada proporción de costes fijos”.

Además, a pesar de estos costos fijos a los que se enfrentan los aeropuertos, el sector ha apoyado a las aerolíneas durante la crisis. En particular:

  • Una reciente encuesta realizada a operadores aeroportuarios de todos los tamaños en todas las regiones del mundo mostró que la mayoría de los aeropuertos -casi el 70% – había implementado algún tipo de descuento o incentivo en sus esquemas de tarifas aeroportuarias para hacer frente a los impactos de la COVID-19 y apoyar la recuperación. Además, durante 2020 muchos operadores aeroportuarios aplazaron o eliminaron ciertas tarifas aeroportuarias en apoyo a sus clientes (las aerolíneas).
  • Los datos de la IATA muestran que en lo más profundo de la crisis, en realidad hubo una disminución de las tarifas en relación con los costes operativos de las aerolíneas. Un análisis de los cargos, que incluyen las tarifas del control del tráfico aéreo y los aeropuertos, muestra que éstos representaban sólo aproximadamente el 5% de los costes de las aerolíneas en 2020, y esta proporción disminuyó desde los niveles anteriores al COVID-19.

En general, los aeropuertos son también negocios por derecho propio que han sufrido una gran tensión financiera durante la crisis de COVID-19 y el descenso histórico del tráfico de pasajeros. De hecho, este puede ser un momento para replantear la regulación económica de las tarifas aeroportuarias hacia algo que refleje más las condiciones del mercado y que permita compartir el riesgo entre aerolíneas y aeropuertos. Los aeropuertos seguirán siendo empresas con un uso intensivo de infraestructuras, lo que implica unos costes fijos inevitablemente elevados que deben mantenerse en beneficio de los pasajeros y de las comunidades a las que sirven. Seguiremos colaborando con las aerolíneas, que son nuestros socios, así como las demás partes interesadas para reconstruir un sector que sea resistente y sostenible, al mismo tiempo que justo, para todo el ecosistema de la aviación”.

Entre los ejemplos que dio la IATA, señaló que el Aeropuerto Internacional de Heathrow incrementará en 90% sus cargos para 2022, mientras que Schiphol, en Ámsterdam, está solicitando un alza del 40% en sus cargos para los próximos tres años.

Todos queremos que la crisis del covid-19 quede detrás de nosotros. Pero poner un peso financiero en el bolsillo de tus consumidores, sólo porque puedes, es una estrategia comercial que sólo pueden soñar los monopolios. Lo mínimo que podríamos esperar es que la reducción de costos (en lugar de los incrementos en los cargos) sean la prioridad de las agendas de cada aeropuerto y proveedor de servicio aéreo”, había dicho al respecto Willie Walsh, director general de la IATA.

Hoy doy la alarma. Esto debe detenerse si la industria quiere tener una oportunidad justa de recuperación. Los accionistas de infraestructura, gubernamentales o privados, se han beneficiado de retornos estables antes de la crisis. Ahora deben desempeñar su papel en la recuperación. Es un comportamiento inaceptable beneficiarse de sus clientes durante los buenos tiempos y apegarse a ellos en los malos tiempos. Hacerlo tiene amplias implicaciones. El transporte aéreo es fundamental para apoyar la recuperación económica después de la pandemia. No debemos comprometer la recuperación con la irresponsabilidad y la codicia de algunos de nuestros socios que no han abordado los costos ni han recurrido a sus accionistas en busca de apoyo”, dijo Walsh.

Por su parte, De Oliveira dijo que los aeropuertos permanecerán como negocios de infraestructura intensiva, lo que significa altos costos fijos inevitables que deben mantenerse en beneficio de los pasajeros. Asimismo, señaló que, pese a ello, los costos aeroportuarios representan únicamente el 5% de los gastos totales de las líneas aéreas a nivel mundial.

ACI señaló, por su parte, que los aeropuertos sufrieron un colapso del 60% en los ingresos en 2020 y del 65% en el primer semestre de este año debido a la pandemia de COVID-19.

El director general de ACI Europe, Olivier Jankovec, agregó que “las aerolíneas no están en posición mal de darnos una lección sobre cómo preservar los intereses de los clientes, cuando durante meses se negaron a reembolsar a los pasajeros por vuelos que no pudieron realizarse, y algunos aún no lo han hecho“,

Al igual que las aerolíneas, los aeropuertos de Europa han registrado pérdidas históricas en esta crisis”, agregó. “Pero, a diferencia de las aerolíneas europeas más prominentes miembros de IATA, no se han beneficiado de la misma generosidad financiera de sus gobiernos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here