De paseo por el invierno de Kirguistán

0
374

Si, en este momento estarán buscando en mapa para ver dónde queda este país (N. del E. una ayuda, es en Asia Central). ¿Y por qué en invierno? Contra toda recomendación de la poca información que hay en internet, todo viajero sabrá que los viajes son cuando se pueden y siempre bienvenidos como una oportunidad para acercarse a una cultura desconocida.

Visitando este país, que a pesar de tener poco turismo está cada vez más en el ojo del viajero que siempre está buscando experticias auténticas, uno sabe que el viaje será lento pero lleno de aventuras. Lo primero que hemos averiguado es que los argentinos pueden gestionar la visa “on arrival” por u$s 50 (pero los kirguises que quieran visitar Argentina no tendrán ese beneficio), en donde oficiales de migración, estereotipos de república ex soviética, mirarán alternadamente la foto del pasaporte y su cara, revisaran con lupa, a trasluz, se lo pasarán a un compañero para confirmar vaya a saber uno qué, pero finalmente le darán la bienvenida al país. Advertencia, tampoco se le ocurra sacar fotos en la calle a militares, policías o sus instalaciones porque no estarán felices, pero lo bueno es que uno nunca entenderá lo que le están diciendo a menos que sepa ruso o kirguís, que son los dos idiomas oficiales.

Una vez en la calle, es poca la ayuda que le brindarán las típicas apps de viajes, por lo que será más interesante lanzarse a intentar entenderse por las ciudades heladas de diseño soviético, las cuales aún tienen estatuas de Lenin y Mig 15 como monumentos de un pasado que prometía grandeza. Y es que este pueblo con 2000 años de historia, recién logró su independencia de la URSS en el año 1991, en donde de un día para otro debieron hacerse cargo de toda estructura de gobierno y de una infraestructura pensada desde Moscú. Entonces, si aún decide viajar por este país que en su 80% son montañas que llegan hasta el máximo pico de 7439 msnm, se deberá enfrentar a que no existen estaciones de buses, y que por más que pregunte con cara de no puede ser, tampoco hay líneas de ómnibus larga distancia. Entonces, deberá ensayar su sonrisa, su diplomacia, escribir el nombre de la ciudad donde quiere ir en un papel o en el teléfono y dirigirse a los atractivos mercados locales para divertirse discutiendo, negociando y comparando las distintas opciones de taxis compartidos, los cuales solo saldrán una vez que completen el pasaje. Habrá que estar preparado para largas horas de ruta y para realizar paradas para comer en lugares en donde se seguirá divirtiendo con las diferencias culturales y lingüísticas de este país. Este país, será también una buena y barata opción si le gusta esquiar y los deportes de invierno, ya que es económico y hay opciones muy cerca de Biskek, la capital y principal ciudad.

Y es que este país es diferente a lo que los viajeros usualmente conocen, y en donde no habrá grandes monumentos, pero si curiosidades como la estatua al épico héroe nacional Manás, quien en la capital del país se presenta él mismo sosteniendo a su caballo sobre sus hombros. Este pueblo, con un orgulloso pasado rural y trashumante, estará feliz de invitarlo auténticamente a pasar unos días en su yurta (carpa familiar de los pastores), o a comer sus platos típicos como la carne de caballo, o disfrutar las diversas formas de degustar el cordero, el cual parece estar en todos sus platos. Para los más osados, no hay que dejar de probar el polémico kumus, que no es más que leche fermentada de yegua, la que que no deja indiferente a nadie. ¿Alguien probó este exótico “manjar”? Los leemos en los comentarios.

En definitiva, este país montañoso de la mítica Ruta de la Seda, con un pasado soviético pero musulmán en el que se toma mucho vodka, con caras asiáticas y de idioma inentendible está buscando su futuro, en donde el turismo puede crear unas muy necesarias oportunidades. Para el viajero, es una oportunidad para conocer un lugar donde aún no miran al extranjero como una fuente para sacarle su dinero, sino de mostrarle orgullosamente su país y su cultura.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here