Aviación en Argentina: Y de repente se amplió el cupo y aumentó la previsibilidad…

2
2367

“¡Es la campaña, estúpido!”. La frase que en 1992 inmortalizó un asesor del aspirante a la presidencia de los Estados Unidos, Bill Clinton, sirve ahora para reflejar muchas situaciones. En este caso, por ejemplo, lo que piensan las aerolíneas cuando esta semana, apuntalado por una baja en los contagios y fallecidos (aunque este fin de semana no fue tan bueno) y la ocupación de camas de terapia intensiva, el Gobierno aumentó los cupos para pasajeros que llegan del exterior – tampoco mucho que digamos – y adelantó en algunos días también la autorización de los vuelos aprobados para poder hablar de “previsibilidad”. Nada que se parezca a lo que requiere mínimamente la industria.  Pero, mucho o poco, las aerolíneas que operan en la Argentina reconocen que algo es algo, por lo que tratan de beneficiarse con esta buena noticia que las autoridades querían al inicio de la campaña electoral, aun cuando los principales infectólogos del país predicen que una tercera ola es inevitable.

Quizás quien mejor definió el carácter político de la medida haya sido justamente la titular de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC), Paola Tamburelli, cuando indicó que “el incremento del cupo de pasajeros que pueden ingresar al país, tras las nuevas medidas anunciadas con el Gobierno Nacional, se da gracias al avance exitoso del plan de vacunación”. Señor Juez, no más preguntas.

Este viernes se conoció la Decisión Administrativa 793/21 que amplía desde este fin de semana el cupo diario de pasajeros argentinos y residentes que pueden ingresar desde el exterior. El límite pasó de 1.000 a 1.700 personas, por debajo aún de los 2.000 que se permitían hasta el 9 de julio, pero por arriba de los 600 con que arrancó la Decisión Administrativa 863/21. Pero con el paliativo de que las aerolíneas puedan solicitar vuelos especiales que permitan traer argentinos varados – palabra que detestan en el Gobierno argumentando que quienes viajaron lo hicieron sabiendo las restricciones que había o podía haber – que no pudieron regresar por las restricciones y cancelaciones de vuelos implementadas a fines de junio que redujeron el cupo de ingresos a 600 pasajeros diarios. Estos vuelos “especiales” deberán ser solicitados por las empresas a su riesgo, para evitar que se confundan con los “vuelos de repatriación o rescate” de la primera etapa de la cuarentena.

Y si bien los vuelos “especiales” fueron bien recibidos – como también los pasos habilitados con Chile y Uruguay a partir del 6 de septiembre; la eliminación de las restricciones de vuelos directos desde Brasil, Chile y Reino Unido y la admisión de familiares directos vacunados-, en las empresas se preguntaban si no hubiera sido más lógico que las aerolíneas pudieran llenar sus aviones y no venir con la mitad de su capacidad limitada. ¿Quién cubre estos costos?

 

Un punto a favor es que en la nueva normativa se tuvo en cuenta una mayor previsibilidad en cuanto a la autorización de los vuelos por parte de la ANAC, algo que las mismas autoridades reconocían que diez días de anticipación era muy poco tiempo para disponer un vuelo. Faltó decir que en realidad la anticipación llegó a ser menor a los tres días. La nueva Decisión estará vigente por los próximos 60 días con un incremento paulatino de plazas semanales autorizadas: hasta el 6 de septiembre serán 1700 y desde allí hasta el 1º de octubre 2.300, lo que será posible gracias a que se habilitaran otros aeropuertos en el país – algo que muchos medios, incluyendo Aviación News reclamaban – al margen de Ezeiza, Aeroparque y San Fernando. Siempre y cuando los gobernadores estén dispuestos a asumir la responsabilidad de los corredores y controles sanitarios.

Un dato sugestivo son los 700 lugares semanales que el Estado Nacional se reserva para dar prioridad de ingreso por razones de urgencia o para atender cuestiones esenciales impostergables o de representación oficial o diplomática, a los efectos de facilitar su viaje al país en las mismas líneas aéreas que tenían contratados sus pasajes con destino a la Argentina”. Algo así como curarse en salud para no ser acusados los funcionarios de “viajeros vip”, como con los vacunados que se saltearon la fila.

¿Quién decidirá qué son razones de urgencia o cuestiones esenciales impostergables o de representación oficial?

2 Comentarios

  1. Pero qué hay que hacer?
    Flexibilizar o no?
    Porque se viene la 3a ola….
    Cómo es?

  2. Y la cuarta y la quinta……. no sos de viajar no? .somos seres libres o no??.
    …..

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here