ACI: Impacto económico del COVID-19 y el camino hacia la recuperación de los aeropuertos

0
463

Se llevó a cabo una nueva conferencia virtual del Consejo Mundial de Aeropuertos encabezada por el Director General, Luis Felipe de Oliveira, y el Vicepresidente de Economía Patrick Lucas

Según los datos presentados, se pronostica que el impacto adverso duradero de la crisis del COVID-19, eliminará cinco mil millones de pasajeros adicionales para fines de este año, en comparación con el pronóstico anterior al COVID-19.

En comparación con los niveles de 2019, se espera que la disminución sea de -47,3% para fin de año y que el tráfico nacional de pasajeros se recupere más rápido que el tráfico internacional. A nivel mundial, el tráfico nacional continuará la recuperación iniciada en 2020, para llegar a cerca de 3.300  millones de pasajeros a fines de 2021 (eso representa un 61,4% de los niveles de 2019).

Vinculado a las reducciones de tráfico, ACI World estima que, a nivel mundial, los aeropuertos sufrirán la reducción de más de $108 mil millones (cifras en dólares estadounidenses) en ingresos para fin de año, más de la mitad de las expectativas (-54,6%). Se espera que cada trimestre de 2021 muestre mejoras respecto al anterior, pasando de un descenso del -71,4% en el primer trimestre de 2021, a un descenso del -37,2% en el cuarto trimestre.

A medida que continúan las vacunaciones y se alivian lentamente las restricciones de viaje, se espera que más pasajeros regresen para viajar en la segunda mitad del año. Si bien el tráfico internacional de pasajeros se mantuvo débil en la primera mitad de 2021, las señales apuntan a un aumento en la demanda de viajes aéreos para la segunda mitad del año, pero todavía hay mucha incertidumbre en torno a la recuperación a largo plazo de la industria de la aviación.

A pesar de que en la primera mitad de 2021 la recuperación fue más lenta de lo esperado, ACI World espera que el tráfico mundial de pasajeros se recupere a los niveles de 2019 para fines de 2023, lo que se verá impulsado principalmente por la recuperación del tráfico nacional de pasajeros, pero se verá afectado por una recuperación más lenta de los viajes internacionales. A largo plazo, se prevé que el tráfico mundial puede tardar hasta dos décadas, en volver a los niveles previstos anteriormente.

“No obstante crecientes signos positivos, COVID-19 sigue siendo una crisis existencial para los aeropuertos, las aerolíneas y sus socios comerciales, y la aviación aún necesita apoyo y decisiones políticas razonables de los gobiernos, si se quiere lograr una recuperación uniforme y sostenida”, dijo de Oliveira.

Ahondando en su análisis, De Oliveira también expresó que “el tráfico aéreo es el elemento vital del negocio aeroportuario, ya que prácticamente todos los ingresos aeronáuticos son una función directa del tráfico, incluidas las tasas relacionadas con los pasajeros y las tasas relacionadas con las aeronaves. A medida que disminuyó el tráfico, la capacidad de los aeropuertos para cobrar esos cargos decreció proporcionalmente y, con poca flexibilidad en los gastos operativos junto con los costos de capital que son en gran parte fijos, la crisis actual representa un desafío sin precedentes para la viabilidad financiera de la industria aeroportuaria. Las implicancias de esto van más allá de los aeropuertos porque éstos desempeñan un papel fundamental en el ecosistema de la aviación, que es crucial para la recuperación económica mundial del impacto y los efectos del COVID-19. La aviación aporta billones al producto interno bruto mundial, sustenta millones de empleos y fomenta el desarrollo sostenible de las comunidades a las que servimos”.

En relación a las expectativas de la organización que lidera, el máximo responsable de Airports Council International agregó que «ACI World es optimista pero, fundamentalmente, para reconectar el mundo, será necesario un enfoque armonizado y basado en el riesgo de las restricciones de viaje que esté respaldado por la acción de gobiernos para promover viajes seguros con un énfasis en la coordinación de las pruebas y la vacunación. Si se persiste con restricciones a gran escala y medidas de cuarentena general, se pone en riesgo las perspectivas de una recuperación segura, centrada en los pasajeros y sostenible, del crucial sistema de transporte aéreo. Eso resultará en una pérdida prolongada y perjudicial de la conectividad y el crecimiento global», sostuvo.

La infraestructura aeroportuaria nueva y mejorada será clave para el desarrollo continuo del transporte aéreo, más allá de la recuperación de la pandemia de COVID-19. Se proyecta que para un crecimiento sostenible a largo plazo para la industria, se requerirá una mayor inversión de capital aeroportuario, políticas razonables para el uso de franjas horarias y desarrollos que mejoren la huella económica, social y ambiental de los aeropuertos.

ACI World publicó recientemente dos estudios: «Perspectiva Global de Gasto de Capital Aeroportuario – Cumpliendo de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y Demanda Futura de Viajes Aéreos» y «La Meta de Carbono a Largo Plazo de ACI para los Aeropuertos del Mundo». Ambos informes exploran cómo el déficit financiero actual de la industria aeroportuaria plantea desafíos de infraestructura y el objetivo a largo plazo de operaciones netas cero para 2050.

“Los ingresos aeroportuarios drásticamente reducidos han agregado desafíos aún mayores para satisfacer las necesidades de capacidad a largo plazo, sin mencionar el compromiso, también a largo plazo, de la industria aeroportuaria mundial de alcanzar emisiones netas de carbono cero para 2050. Necesitaremos que los gobiernos trabajen con los aeropuertos, para apoyar e incentivar la recuperación y mitigar los riesgos de no alcanzar el crecimiento sostenible a largo plazo para la industria”, concluyó Luis Felipe de Oliveira

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here