¿Vuelve a volar un segundo MAX de Aerolíneas? ¿Y qué hay de los pendientes de entrega? ¿Y las compensaciones de Boeing?

0
1632

Luego de la vuelta a los cielos argentinos el pasado 22 de marzo, con la puesta en operación del LV-HKU (el tercero en arribar a Aerolíneas en enero de 2018 como msn 44293/6753) conectando a Aeroparque con Mendoza, no ha habido grandes avances sobre el retorno del resto de los MAX adquiridos por Aerolíneas, (LV-GVD, LV-GVE, LV-HKV, LV-HKW) y menos aún, con los 6 restantes de entrega o las compensaciones pendientes por el tiempo en tierra.

La principal novedad, sería la reincorporación a servicio de una segunda aeronave (el LV-GVD) durante la primera semana de julio.

Allí por 2017, Aerolíneas Argentinas se convertía en la primera compañía de Iberoamérica en recibir el nuevo modelo de Boeing. Otros cuatro aparatos se fueron incorporando hasta que, historias trágicas de Lion Air y Ethiopian mediante, el modelo fue puesto en tierra globalmente, y en particular en Argentina el 16 de marzo de 2019 bajo la resolución administrativa 194 de la ANAC.

Una vez removidas del servicio, las aeronaves fueron puestas en una condición denominada “preservado”. Esta condición, prevista en los manuales e instrucciones de mantenimiento de Boeing, consiste en la realización de ciertas tareas que tienen como fin proteger al avión en las condiciones adecuadas durante largos períodos sin operación. Entre otras acciones, se protegen los motores, las ruedas, los sensores y las ventanas, se incorporan fluidos que protegen las superficies e inhiben la corrosión y se activan los sistemas y motores periódicamente.

Tras las extensas tareas de Boeing para las nuevas certificaciones, y con una Pandemia global reinante que no “apuraba” ninguna necesidad de contar con más aeronaves, finalmente el 9 de marzo de este año la ANAC publicaba la resolución RESOL-2021-62-APN-ANAC#MTR mediante la cual se derogaba la prohibición; siendo Aerolíneas Argentinas la última compañía en la región en reincorporarlos a servicio. La primera en volver a despegar a nivel mundial fue la brasileña Gol, seguida por aerolíneas norteamericanas como American, WestJet, Air Canada, United, Southwest y algunas asiáticas. En America Latina, a Gol la siguieron luego Aeromexico, Cayman Airways y COPA.

Dando cumplimiento a todos los requisitos establecidos por Boeing, la Administración Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés) y la Administración Nacional de Aviación Civil argentina para el retorno al servicio de las aeronaves, la compañía estatal realizó la actualización de los softwares del sistema de gestión de vuelo incluyendo la nueva lógica de funcionamiento del MCAS, pruebas funcionales en el sistema de indicación del ángulo de ataque, modificaciones de los sistemas de controles de vuelo y la realización de un vuelo de verificación técnica antes de la puesta en servicio. Todo esto, además de las tareas de mantenimiento relacionadas a la puesta en servicio luego de preservado.

Los tripulantes debieron pasar por un entrenamiento que consiste en un curso teórico en modalidad “CBT – Computer Based Training” que se realiza en las instalaciones de CEFEPRA, y una sesión de simulador de vuelo de B737-MAX que se realiza en las instalaciones de Boeing en Miami. Hoy en día la capacitación está completa y se siguen llevando a cabo tareas de “despreservado” para poner en servicio los aviones, incluyendo el cambio del cableado del módulo y la actualización del software MCAS.

Así, mientras el LV-HKU continúa surcando los cielos con un soporte especial de mantenimiento, no existen aun mayores precisiones sobre el regreso operativo de las cuatro aeronaves restantes en poder de Aerolíneas, aunque las estimaciones hablan de  julio, octubre y diciembre.

El alquiler de los aparatos ronda los 440.000 dólares mensuales, aunque poco se sabe de las negociaciones con el fabricante acerca de las compensaciones y la llegada del resto de las aeronaves (seis aviones).

Sobre la llegada (o no) de los próximos MAX, desde la compañía informaron que continúa en análisis pero que aún no se ha tomado una decisión al respecto.  No hay incorporación próxima prevista, ni decisión de cancelar parte del pedido en el corto plazo. “Estas decisiones siguen en stand-by” deslizaron desde la empresa.

En una entrevista concedida a la agencia Reuters a comienzos del año pasado y previa a la Pandemia, el presidente y CEO de Aerolíneas Argentinas, Pablo Ceriani, había afirmado que “el fabricante ya acordó compensaciones con otras aerolíneas, nosotros lo que estamos pidiendo es tener un trato igualitario. Hay una buena predisposición a encontrar una salida que sea satisfactoria para Aerolíneas”. La compensación por parte de Boeing puede tomar distintas formas. Puede ser de forma directa económicamente o a través de algún beneficio, como por ejemplo, con las futuras aeronaves.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here