El demorado tercer vuelo de Aerolíneas Argentinas a Moscú solo traería 240.000 dosis de vacunas

0
461

Este martes a las 21 horas, finalmente despegó el Airbus A330 de Aerolíneas Argentinas elegido para realizar el tercer vuelo a Moscú para traer un nuevo cargamento de vacunas Sputnik V.  La semana pasada, desde el Gobierno, tal como lo reflejó Página 12, anticiparon que para el 21 estaba previsto este tercer vuelo, y que entre ese día y el 24 saldrían tres, lo que obligó a gente del Gobierno y de Aerolíneas a hacer aclaraciones off the record tratando de no poner en una situación demasiada incómoda a algunos funcionarios del gobierno, no exactamente de bajo rango.  Finalmente todos coincidieron en que el vuelo sería el domingo 24 por la tarde, y que su misión sería recoger en el aeropuerto Sheremetyevo de la capital rusa 600.000 dosis de la vacuna, el doble de los que habían traído en cada vuelo anterior.  Sin embargo una nueva demora, cuya única explicación fue “un problema logístico en Rusia”, traslado el despegue del AR 1062 al martes 26 a la noche, con la novedad de que ya no vendrían 600.000 dosis sino tan solo 240.000.

La preocupación por la demora no solo estaba relacionada con el lógico interés por avanzar con el demorado plan de vacunación en el país, sino también en evitar que la palabra del Presidente Alberto Fernández continúe devaluándose a raíz de su promesa de contar para fines de mes con 4,7 millones de vacunas. Con suerte llegarían a 640.000.

Si se cumple lo prometido por el Ministro de Salud, Ginés González García de recibir un total de 51 millones de dosis para vacunar a toda la población, Aerolíneas debería prepararse para realizar unos 50 vuelos o más a distintos destinos, pero siempre que los embarques fueran cerca del millón por vuelos, lo que por ahora parece imposible. Excepto que, por razones de urgencia, se recurra a alguna otra alternativa de transporte.

No obstante en la empresa estatal están trabajando en la adecuación del LV-GIF, que podría llegar a traer un millón, pero para eso habría que retirar toda la fila de asientos del medio (unos 120), un trabajo que estaba a medio hacer ya que ese es el avión que se utilizó para el primer vuelo a Shanghai, al que se le habían sacado solo 10 líneas de asientos.

Es decir que solo ese avión podría llegar a albergar esa cantidad dependiendo también del empaque. Unas 600.000 dosis podrían ir en bodega y el resto en la cabina de pasajeros. Pero claro, todo depende de la cantidad de vacunas que haya disponible.

Otra pregunta que circula en el ambiente es cuántos vuelos por semana podría hacer Aerolíneas, no solo por la disponibilidad de aviones sino también de tripulantes teniendo en cuenta que cada uno de estos vuelos consume tres tripulaciones internacionales completas más un piloto de back up.  Los vuelos podrían ser dos o, siendo muy optimistas, tres por semana, aunque la respuesta final la tiene APLA.

Aunque el principal problema que enfrenta el gobierno no es, hoy por hoy, la cantidad de vacunas que puede transportar Aerolíneas que llegado el caso podría poner más vuelos, sino la disponibilidad de vacunas. Si hasta ahora hay un ratio de 100.000 aplicaciones por semana, es muy difícil que se pueda llegar a un millón de aplicaciones cada siete días, con el agravante de que son dos dosis, por lo tanto habría el doble de gente por considerar. Para tener una idea de la magnitud del problema, se puede comparar con los dos países que más vacunan, que son Estados Unidos y Gran Bretaña que no llegan a un millón de aplicaciones por semana. ¿Cómo haría la Argentina para vacunar a 10 millones de ciudadanos en marzo?

Volviendo a este tercer vuelo, igual que los anteriores demandará unas 40 horas entre el viaje de ida y de regreso, más el tiempo necesario – unas cinco horas – para cargar en el aeropuerto Sheremetyevo las vacunas en el avión. El arribo del A330 en Ezeiza está previsto para este jueves 28 a mediodía.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here