Mientras se decide el “cómo” y el “cuándo”, poco se sabe del “quienes” podrán volar

3
2441

Después de las declaraciones, no demasiado convincentes, del ministro de Transporte Mario Meoni la semana pasada acerca del regreso de los vuelos regulares “nosotros estamos procurando resolverlo cuanto antes, pero no más allá del 12 de octubre, o a mediados de octubre como máximo” y de las reuniones previas explicando protocolos, poco se sabe acerca de los cambios en la apertura de fronteras, restricciones y requisitos para los pasajeros. Es decir, si van a poder ingresar al país extranjeros de determinados países, parejas transnacionales (la campaña global #LoveIsNotTourism es cada vez más fuerte), si se solicitará cobertura médica, PCR negativo, algún tipo de formulario especial además de la Declaración Jurada, si se mantendrá la cuarentena obligatoria, o no.

Esta semana, al término de una reunión del gabinete de Promoción Federal en Casa de Gobierno, Meoni volvió a enfrentarse a los micrófonos y enfatizó que los vuelos no van a estar habilitado al turismo: “Hay provincias que hace 30 días nos pedían cabotaje y ahora tienen una situación sanitaria crítica, así que no tuvieron otra alternativa que revertir esa situación”, agregó el funcionario, aunque reconoció que “hay más de 10 gobernadores que pidieron vuelos”.

“En principio, podrán volar solo los que tengan permisos especiales vigentes”, señalaron fuentes oficiales, aunque tampoco queda 100% claro a qué se refiere. Se estima que se trataría de habilitaciones para reencuentros familiares, tratamientos médicos o por temas de trabajo.

3 Comentarios

  1. Yo soy chilena y vivo con mi pareja en argentina ,el es de allá y yo no puedo entrar al país por que no tengo la residencia .y yo quisiera volver a mi casa.

  2. Teniendo en cuenta lo publicado, me pregunto si moriré sin volver a abrazar a mis hijos radicados en Europa. Con setenta y nueve muy saludables años, gracias a Dios y a la vida en la que mis padres me educaron, debo arriesgarme a estudios relativamente invasivos como el hisopado y el PCR, además del buen o mal criterio del médico de turno que certifique mi estado de salud. Me ocurrió hace muy poco, que un facultativo desestimara una intervención de várices, alegando que cuánto más podría vivir. Todo un adepto a la prevención y conservación de la salud. Soy madre de médicos y me avergüenza contar semejante discriminación. Creo que se deberían arbitrar otros medios más expeditivos para no desalentar la salida del país no con un fin recreativo, sino por una necesidad que va minando nuestra vida afectiva y, con ella, nuestro estado psiquico y nuestras defensas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here