Autorizaron los vuelos, pero se olvidaron de los pasajeros…

1
1709

Después de siete meses y muchas idas y vueltas (que el 1º de septiembre, que el 1º de octubre, que el 12 o el 15…), finalmente la semana pasada el Gobierno argentino habilitó los vuelos regulares dentro del país. Si alguien pensaba que las aerolíneas, felices, iban a salir a ofrecer sus programaciones a partir del mismo lunes 19 de octubre y que los pasajeros iban a colgarse de las alas; se equivocó. Los vuelos serán por un tiempo para pocos…o muy pocos.

Para peor, a un día del inicio de los mismos (el primer vuelo fue este jueves a las 5 de la mañana con un servicio de Aerolíneas a San Salvador de Jujuy), aún eran muchas las dudas que persistían entre los pasajeros y las líneas aéreas, como que los primeros vuelos horas antes no contaban con la autorización de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) y muchas provincias tampoco habían comunicado los requisitos que exigirán a los pasajeros al llegar a sus respectivas ciudades. Hasta el martes al mediodía, la ANAC solo había recibido respuesta de Buenos Aires y Mendoza, donde confirmaron que no habría restricciones especiales, y Salta y Tucumán que aceptaban los vuelos, aunque no especificaron todavía si habrá limitaciones. Según un relevamiento hecho por el Ministerio de Transporte, ninguna provincia puso reparos para recibir los vuelos, aunque pocas había confirmado si ponían condiciones como hisopados o cuarentena obligatoria.

La primera señal de que volvían los vuelos la dio el último DNU del Poder Ejecutivo que extendió el “distanciamiento social, preventivo y obligatorio” hasta el 25 de octubre, donde los vuelos ya no estaban expresamente prohibidos. El paso siguiente fue una conferencia de prensa en Aeroparque que no agregó nada, y en la que el Ministro de Transporte, Mario Meoni, y la titular de la ANAC, Paola Tamburelli, estuvieron acompañados por la ministra de Seguridad, Sabina Frederic, que aprovechó la presencia de los periodistas para felicitar a la PSA y anunciarles un aumento de sueldo (¿?), y el ministro de Turismo, Matias Lammens, que acompañó un anunció donde el turismo está expresamente excluido. Por lo menos hasta fin de año.

Lo único que quedó claro es que solo podrán viajar trabajadores esenciales, personas que deban realizarse tratamientos médicos y otras que exhiban “razones de fuerza mayor”. ¿Serán suficientes como para justificar los vuelos por más limitada que sea la oferta? Aerolíneas, por ejemplo, planea realizar unos 100 vuelos en el mes cuando su media, en épocas normales, es de 150 vuelos por día.

Al día siguiente de la conferencia prensa, se publicó en el Boletín Oficial la Resolución 304/20 que autorizaba las operaciones regulares de cabotaje, y donde se establecían los requisitos que deberán cumplir las líneas aéreas para realizar estos vuelos, empezando por enviar su programación a la ANAC con al menos 72 horas de antelación, quien a su vez pondrá en conocimiento a las provincias de destino para que se expidan. En caso de aprobación provincial, la ANAC deberá informar a EANA y PSA.

Los pasajeros que deseen volar, por su parte, deberán contar con el “Certificado Único Habilitante para Circulación Covid-19” que debe ser completado como máximo 24 hs. antes del vuelo y deberán estar entre aquellas personas exceptuadas del Aislamiento dispuesto por el Gobierno. Las líneas aéreas deben verificar que los pasajeros cuenten con dicho Certificado y su temperatura se encuentre por debajo de los 37.5º. Además, que cumpla con los requisitos adicionales establecidos por las provincias y que lleven tapabocas.

El tema de las provincias es otro punto aún no del todo resuelto. Por un lado, si todas están dispuestas a recibir vuelos, algo que estaba en dudas hace una semana. Sin embargo el Ministerio de Transporte aseguró que en su última compulsa con los gobernadores ninguno rechazó expresamente los vuelos. El otro tema es que cada provincia tiene autonomía para establecerá su propio protocolo de arribo. Algunas requieren hisopados, otras cuarentenas, otras PCR y algunas nada. No hay uniformidad como tampoco hay uniformidad epidemiológica por lo que, según instaló la ANAC, cada aerolínea deberá adecuarse a ellos.

Las líneas aéreas, deberán guardar por al menos 3 meses el listado de pasajeros de cada vuelo con su respectiva ubicación.

La pregunta que muchos se hacen es si, con semejantes limitaciones más las que agreguen las provincias, habrá una masa crítica de pasajeros suficiente como para justificar los vuelos, aunque la oferta sea escasa. Por lo que trascendió, hasta ahora las programaciones presentadas en la ANAC son de Aerolíneas Argentinas, con inicio de vuelos el 22 de octubre (ver nota aparte con su programación completa), JetSmart Argentina que propone retomar sus operaciones el 23/10 (ver también nota aparte) y Andes que pidió despegar recién el 21 de diciembre con dos vuelos semanales a sus destinos históricos: Salta, Jujuy, Puerto Madryn y Comodoro Rivadavia. En la ANAC dijeron hasta el martes a la tarde no tener otros pedidos. Por lo que trascendió, la idea de Flybondi es comenzar a operar en la primera semana de noviembre.

1 Comentario

  1. Están borrachos, es una mamarrachada lo que están haciendo con la gente, tremendo todo esto, yo estoy en Europa gracias a Dios, los países que mejor están, son los que no hicieron cuarentena, Argentina con 7 meses de cuarentena, tiene la mayor tasa de infectados del mundo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here