REPERCUSIONES EN LOS GREMIOS POR EL ANUNCIO DE FUSIONAR AEROLÍNEAS Y AUSTRAL

0
956

¿Qué llevó la semana pasada a Pablo Ceriani, CEO y Presidente de Aerolíneas Argentinas, a sorprender a todo el mundo con una propuesta que incluía la fusión de Aerolíneas y Austral y la creación de un par de unidades de negocios? Dicen que fue una oportuna reacción frente a una respuesta que últimamente recibía con mayor frecuencia de parte de ministros y otros funcionarios del Gobierno, entre ellos su principal interlocutor, el Jefe de Gabinete Santiago Cafiero, cuando reclama plata para la empresa: “No hay plata” y “Algo hay que hacer con Aerolíneas”. De allí la urgencia para presentar el programa que el martes pasado Ceriani distribuyó entre el personal -los gremios reconocen que algunas veces se habló del tema, pero como al pasar- con ideas como la fusión de Aerolíneas y Austral, y la creación de una unidad de negocios de Carga y otra de Mantenimiento a terceros. Todos proyectos varias veces presentados -inclusive el año pasado durante la gestión de Luis Malvido, respecto a las unidades de negocios- pero sin avanzar más allá del simple anuncio. Si bien algunos gremios algo sabían, la mayoría mostró sorpresa y dudas y planteó su punto de vista. APLA, pilotos de Aerolíneas, no rechazaron la propuesta de fusión -hasta podría decirse que no les disgusta- pero solicitaron una reunión con la empresa para tener “más precisiones”. Pero su titular, Pablo Biró justificó que “las fusiones han sido una práctica recurrente en la industria aerocomercial y siguen estando más vigentes que nunca. Cuando el objetivo de la fusión es potenciar las empresas y aprovechar las sinergias, el resultado siempre es positivo”. UALA, pilotos de Austral, dieron por hecho que la fusión será el final no solo de la empresa sino también de la entidad sindical y del apoyo al sector de pilotos que operan los Embraer E190 de Austral. “Medidas de este tipo, desarrolladas entre gallos y medianoche, de carácter inconsulto y desproporcionado, evidencian la carencia de un plan para todas las unidades que componen el grupo de bandera”. “Se trata de la muerte anunciada de una querida compañía llamada Austral Líneas Aéreas, una aerolínea que resistirá dejar caer sus alas”. APTA, técnicos, apoyó la decisión, por los beneficios directos de la fusión, pero fundamentalmente porque contempla armar una división especial dedicada al mantenimiento y reparación de aviones de otras empresas. Ricardo Cirielli destacó que las dos unidades (carga y mantenimiento a terceros) son propuestas y demandas efectuadas por su gremio durante 28 años. La AAA, tripulantes de cabina, se mostraron cautos adelantando que tomarán con extrema responsabilidad y seriedad el análisis de cada problemática que pueda surgir de dicha medida. Y UPSA, personal superior, condicionó el apoyo a si se trata de achicar números, reducir costos laborales, y cercenar conquistas utilizando como excusa la pandemia o si, por el contrario, es para aunar fuerzas para crecer y aprovechar el contexto de la crisis atendiendo la conectividad, la federalización, y darle a la actividad nacional, tanto pública como privada, una visión de largo plazo. Todos, obviamente, se toman del compromiso en la propuesta de no despedir personal – algo lógico en este tipo de sinergias – ni abandonar rutas.