AEROLÍNEAS ARGENTINAS (II): EL REGRESO DE “LA CÁMPORA”

0
3407

Esta semana se conoció el nuevo organigrama de Aerolíneas y Austral. Se trata, en la mayoría de los casos, del regreso de funcionarios que ya acompañaron a Mariano Recalde (julio 2009-diciembre 2015) y le demostraron “lealtad” durante su administración. También el ahora Senador Nacional por la ciudad de Buenos Aires, tendría fuerte injerencia en la designación de los responsables de los distintos organismos que hacen a la aviación comercial. Está claro que quien manejará la aviación en la Argentina a partir de ahora será Recalde, por decisión de Cristina, y no del ministro de Transporte, Mario Meoni, designado en esa cartera por Sergio Massa. Es evidente que en la nueva versión del viejo juego de piedra, papel o tijera, Cristina mata a Alberto y Alberto mata a Massa. Meoni, se desprende, se ocupará de otras áreas del transporte, pero no del sector aéreo con mayoría de La Cámpora. Los gremios aeronáuticos, siempre protagonistas en la vida de Aerolíneas, no estarían muy conformes con la poca participación que les dieron hasta ahora. Este martes en una reunión en la sede de UALA habrían acordado exteriorizar este disgusto. Mientras tanto comienzan a surgir problemas operativos que deberán resolverse en forma urgente. Por un lado, estos días la empresa debió reducir en 600 horas la utilización de los B737 (aluden falta de pilotos), aunque sobran para los A330 y A340, luego de la desprogramación de estos últimos. No obstante Ceriani le habría prometido a Pablo Biró, presidente de APLA, que los A340 serían reemplazados. También deberán resolver la condición de un centenar de auxiliares que, también por la partida de los dos A340, fueron “bajadas” temporalmente a Cabotaje. Allí fue Juan Pablo Brey, titular de la Asociación Argentina de Aeronavegantes quien hizo gestiones para recuperarles rápidamente la condición de internacional y obviamente los viáticos correspondientes. Otro dolor de cabeza con la flota –al margen de los cinco B737MAX en tierra- es con los dos A330 conocidos internamente como “los oxidados”. Aviones cuya gestión de alquiler comenzó en tiempos de Recalde pero cuyos contratos firmó Isela Costantini, desoyendo la opinión de las áreas Técnicas. También prometieron ahora reemplazarlos, aún cuando los fondos no abundan. Especialmente en estos primeros meses donde está todo vendido -y cobrado- y ahora habrá que transportar a los pasajeros. Otra preocupación para el área Comercial será cómo amortiguar los efectos de un dólar turista que habrá de encarecer los pasajes internacionales. Pero eso merece un párrafo aparte (Ver: “Aerolíneas Argentinas la más afectada por el impuesto al turismo”)