APTA RECLAMÓ LA AUTORÍA INTELECTUAL DEL HANGAR 5 DE AEROLÍNEAS ARGENTINAS

0
362

Tres semanas atrás, Aerolíneas Argentinas ponía en marcha, con la primera recorrida mayor a un avión de la compañía, el Hangar 5. Proyecto que inició Mariano Recalde, concluyó Isela Costantini y puso en funcionamiento, sin mucho ruido, Mario Dell’Acqua. Pero fue la Asociación del Personal Técnico Aeronáutico (APTA), quien, a través de un comunicado que lleva la firma de su Secretario General, Ricardo Cirielli, se atribuyó la iniciativa de su construcción cuando en 2010 le propuso a las máximas autoridades de la compañía su construcción “con el propósito de realizar más trabajos técnicos aeronáuticos propios y de terceros; generar trabajos productivos nacionales; bajar los costos empresariales; aumentar sus ingresos y, ahorrar significativas cantidades de pagos al exterior en divisas extranjeras”. Cirielli, que sigue reclamando a través del escrito “la inauguración que se merece”, contó algo que hasta ahora no se conocía, y es que “APTA debió defender firmemente ante el Ministerio de Transporte, para que no sea entregado a la empresa American Airlines, en lugar de ser utilizado en su beneficio por Aerolíneas Argentinas”. El Hangar 5 es uno de los más modernos y grandes de la región con una superficie total de 12.017 m2 y un sistema de puentes grúa que barren el área central del hangar cubriendo el fuselaje de la aeronave y sus laterales. Un dato, que no le corresponde al gremio pero sigue pendiente, es saber cuánto costó su construcción y por qué se demoró tanto su puesta en servicio.