SEGÚN SU PRESIDENTE, AEROLÍNEAS ARGENTINAS REDUJO SUS GASTOS ANUALES EN U$S 81 MILLONES

0
873

Según destacó la empresa en un comunicado la fuerte baja sería el resultado de una sostenida renegociación de variables que van desde los precios de los combustibles a los de revolvedores de café, y de los hoteles para las tripulaciones a los snacks que se sirven en vuelo. Algunos ejemplos: en el caso de los repuestos aeronáuticos se hizo una revisión de las políticas de stock que detectó que se compraban repuestos que no se necesitaban por lo que la lista de ítem se redujo de 3.800 a 1.100. Con los repuestos de los aviones Embraer, se logró redefinir los alcances de los contratos para pagar sólo por lo que se usa: son US$ 2,5 millones menos por año. Con la reparación de motores se pudo concretar un ahorro de US$ 2 millones anuales cambiando la metodología de control. En consumibles aeronáuticos se logró un ahorro de US$ 1,5 millón. En auriculares descartables se obtuvo un ahorro de US$ 700.000 anuales. Un nuevo contrato con el proveedor de insecticida aeronáutico redundó en un ahorro de US$ 200.000. Un gramo menos de peso en los revolvedores de café generó una baja del gasto de US$ 36.000 al año, la renegociación con los hoteles de tripulación una reducción de US$ 1 millón al año y por un nuevo concurso por los snack de a bordo una economía de US$ 5 millones también en 12 meses. Y sigue la lista. En la compañía entienden que para bajar los subsidios -en 2015 eran U$S 700 millones, en 2017 U$S 170 millones y para el 2018 prometen U$S 90 millones- es necesario una mayor facturación y una reducción de costos. “Efectivamente el gasto contribuye a reducir los subsidios que se le piden al Estado nacional”, dijo Mario Dell’Acqua.