MÁS FONDOS PÚBLICOS PARA AEROLÍNEA ARGENTINAS

0
466

Unas semanas atrás el presidente de Aerolíneas Argentinas, Mariano Recalde, se esforzaba por demostrar cómo habían disminuido en porcentaje los fondos previstos para la empresa en el Presupuesto Nacional. Pero la semana pasada una nueva transferencia desde el Gobierno para cubrir directamente gastos corrientes demostraba que el presupuesto, también en el caso de la empresa, es un mero dibujo. La aerolínea administrada por el Estado desde julio de 2008 recibió la semana pasada un auxilio de 955 millones de pesos (unos U$S 112 millones a cambio oficial), monto que eleva las transferencias a lo largo del año a 5.139 millones (U$S 604 millones), un 85% más de lo previsto. El salvavidas no sorprendió ya que para octubre, con 2.977 millones de pesos transferidos, había consumido el 93% del presupuesto total asignado para todo 2014. ¿Será el de la semana pasada el último auxilio del año? Es probable que no. Lejos quedaron las promesas al Congreso de equilibrio para el 2013 y rentabilidad para el 2014. A esta altura ya es difícil, para Recalde, ensayar alguna justificación del tipo “la herencia recibida”, luego de seis años y medio en manos del Estado, o “una flota obsoleta” cuando a fuerza de alquileres en Aerolíneas -solo tiene dos aviones propios- y la compra de 22 Embraer para Austral por lo que esta empresa mantiene una deuda con el Banco Nación de 5.769 millones de pesos (U$S 670 millones), la misma se ha modernizado bajando, se supone, costos de combustible y mantenimiento. Tampoco sirve la excusa de la “conectividad” cuando ya ha quedado demostrado que las grandes pérdidas provienen de la operación internacional. Para los especialistas, subsidios por U$S 100 millones al año serían más que suficientes para compensar aquellos destinos nacionales que a los privados, supuestamente, no les interesan. Queda el exceso de personal, argumento al que Recalde ha recurrido con frecuencia en los últimos meses. “Teníamos dos opciones: o echábamos gente o hacíamos crecer la compañía”, dijo. Lo extraño, y esto hace directamente a la gestión, es que en seis años y medio la cantidad de empleados no solo no se redujo por causas naturales -renuncias, jubilaciones, etc.- ni inducidas -retiros voluntarios, jubilaciones anticipadas, etc.- sino que creció considerablemente como para ostentar uno de los índices más altos de la industria a nivel mundial de empleados por avión y empleados por pasajeros. Cuando el Estado se hizo cargo de la empresa en 2008, el total de empleados era de 9.173. Hasta la mitad de 2012, la AGN contabilizó 10.782 y ahora la misma empresa reconoce que ascienden a 11.400.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here