EN LA ARGENTINA, AHORA TODOS SOMOS LOW COST

0
277

En los últimos tiempos en la Argentina todo lo que vuela o intenta volar es “low cost”. Los periodistas suelen hablar de low cost como sinónimo de aerolíneas que prometen tarifas bajas -todas- o vuelos sin servicios de abordo. Hablan de “las low cost que quieren instalarse”, de un “llamado a Audiencia Pública para las low cost” pero incluyen a todas. Los gremialistas, todos empleados de Aerolíneas Argentinas, meten a todo atisbo de competencias en la bolsa de las low cost, como sinónimo de inseguridad. Lo que no dicen, es que no hay ninguna estadística a nivel mundial ni a nivel local (aquí no existen) que demuestre que las empresas low cost son más o menos inseguras que las aerolíneas tradicionales. Sin embargo, la mayoría de los dirigentes gremiales de Aerolíneas Argentinas buscan asociar inseguridad con low cost para argumentar que solo empresas que reciben miles de millones de dólares en subsidios son seguras. Llegando inclusive a decir que empresas como la chartera boliviana LaMia, que se estrelló con el equipo de Chapecoense en Colombia, era una low cost cuando en realidad se trataba de una empresa trucha. Miserable. Las verdaderas Low cost son muy cuidadosas de la seguridad porque eso significa eficiencia y porque de ella depende su existencia. (Ver nota completa)