Spirit Airlines asegura que no evalúa acogerse al Capítulo 11

0
202

La low cost estadounidense no está evaluando actualmente un plan de quiebra, Así lo aseguró su director general. “Estamos orgullosos de ejecutar nuestro plan al salir del acuerdo de fusión con JetBlue [Airways] y nos sentimos alentados por los resultados iniciales de nuestro plan independiente”, dijo el director ejecutivo de Spirit Airlines, Ted Christie, a los accionistas en una reunión celebrada el pasado 7 de junio. Tras la terminación de la fusión, la ULCC (ultra low cost carrier) ha tratado de reparar su balance, habiendo informado por última vez un ingreso neto para todo el año en 2019. Mientras trabaja para aumentar la liquidez, Spirit dio por finalizado un acuerdo de compensación con Pratt & Whitney por puestas a tierra relacionadas con turboventiladores engranados. y entregas diferidas de Airbus. La aerolínea también tiene la intención de suspender aproximadamente al 7% de sus pilotos en septiembre. Spirit espera que las compensaciones, los aplazamientos y los ahorros de costos mejoren sus niveles de efectivo entre US$ 450 y 550 millones en 2024, dijo a principios de mayo. La aerolínea también está negociando con los tenedores de bonos sobre la deuda que vence en 2025 y 2026, anticipando resoluciones este verano. Sus esfuerzos por cambiar las cosas respaldan los ajustes de la red y una respuesta a los cambios en las preferencias de los consumidores.
“Eventualmente [haremos] un giro en el enfoque de la empresa hacia el mercado, lo que significa que tenemos que reevaluar los productos que vendemos, cómo los vendemos, nuestra red, la estructura de costos que tenemos hoy, y todo eso está en marcha”, dijo Christie. “Están por llegar más cambios, cambios emocionantes”, añadió el ejecutivo. Como ha señalado un análisis reciente de The Swelbar-Zhong Consultancy, el Capítulo 7 podría ser una opción más atractiva para los accionistas de una ULCC estadounidense, en caso de llegar ese punto, aunque también podría exacerbar las preocupaciones en torno a la concentración de la industria. “El Capítulo 11 no producirá los resultados obtenidos en el pasado”, dijo William Swelbar, analista jefe de la industria de la consultora. “Los accionistas podrían beneficiarse más de la venta de aviones, bienes raíces en aeropuertos y una reserva de mano de obra disponible… Se pueden arreglar áreas que son problemáticas en una quiebra, como los altos costos operativos o financieros, no se puede recurrir a los tribunales para arreglar un modelo roto”, dijo Swelbar. Y añadió: “La otra cuestión es que en el Capítulo 11, la empresa puede perder rápidamente el control de su derecho exclusivo a presentar un plan de reorganización. En efecto, las negociaciones que se lleven a cabo necesitarán un plan en el que los tenedores de deuda/bonos acuerden un plan a seguir, ya que probablemente tendrían la gran mayoría, o tal vez la totalidad, del capital en un Spirit recapitalizado y más pequeño”.