Presentación de SAS y SkyTeam en Dubai

0
202

En el marco de la Asamblea General Anual de la IATA, la alianza SkyTeam presentó a SAS Scandinavian Airlines como su nueva aerolínea miembro que se sumará formalmente en septiembre tras la finalización de la realineación de la compañía, que siguió a una inversión de capital de Air France-KLM.

Se trata del primer “cambio” de alianza para una aerolínea fundadora de StarAlliance.

Para la aerolínea escandinava la transición a SkyTeam representa un nuevo comienzo con un plan de negocios nuevo que se espera cree rentabilidad sostenible a largo plazo, expresó a la prensa Anko Van der Werff, CEO de la aerolínea.

Hace muchos años, las alianzas aéreas se veían como una parte importante de la industria y las aerolíneas y se apresuraban a encontrar socios adecuados con redes compatibles y suficiente alimentación para sus propios servicios. Cada aerolínea necesitaba un operador con base en Estados Unidos y China para la alimentación doméstica y algunas alianzas, por virtud de los miembros de la alianza, dominaban una región geográfica específica del mundo. Según el ejecutivo, un cambio de alianza suele tardar entre 18 a 24 meses, pero SAS espera llevarlo a cabo en entre 6 y 9 meses. «no queremos quedar desnudos mucho tiempo, ese debe ser un incentivo para poder hacerlo en menos tiempo».

Por ejemplo, el fuerte punto de apoyo de Star Alliance en el sudeste asiático se da a través de Singapore Airlines y Thai International. Avanzando rápido al nuevo mundo y con las aerolíneas de bajo costo creciendo rápidamente y apareciendo nuevos operadores, las alianzas aéreas, aunque todavía importantes, están viendo cómo la participación de capacidad se les escapa.

En total, las alianzas aéreas representan el 42.5% de toda la capacidad y solo en América del Norte las alianzas aéreas tienen una mayoría de la capacidad con un 62.8%.

En dos mercados regionales, Asia del Sur y América Latina, las aerolíneas no alineadas operan más del 80% de la capacidad actual, sugiriendo quizás que el poder percibido de las alianzas aéreas está disminuyendo.

Para la alianza, el tema «Schipol» está al tope de las discución ya que las restricciones afectan no solo a KLM, claro, sino a la mitad de sus miembros (14).

Scandinavian Airlines está clasificada como la 41 aerolínea más grande del mundo, medida solo por capacidad, pero aún es la novena aerolínea más grande de Star Alliance con el 95% de su capacidad operada dentro de Europa, haciéndola verdaderamente un jugador regional en lugar de un contribuyente global en términos de capacidad.

Desde el 1 de septiembre y el cambio directo a SkyTeam, tendrá un impacto inmediato en términos de participación de capacidad para los tres principales mercados, con SkyTeam viendo un aumento de diez veces en la participación de capacidad de la noche a la mañana y creando así una propuesta mucho más fuerte para el mercado en esos países.

Con el ingreso de SAS; SkyTeam operará en el aeropuerto más al norte del plantea, y el más Austral, de la mano de Aerlíneas Argentinas y sus vuelos a Ushuaia.

Van der Werff también mencionó el potencial para ingresar a nuevos mercados de larga distancia, como América Latina, y destacó sus asociaciones con aerolíneas como Avianca y Aeroméxico de su trabajo anterior. «Nos encantaría volar a Latinoamérica».

En la conferencia también se discutió la reestructuración en curso de SAS. Van der Werff confirmó que la parte estadounidense de este proceso, supervisada por un juez estadounidense, está casi completa y espera que la fusión Air France-KLM sea aprobada por los reguladores europeos.

A pesar de los desafíos financieros, SAS continúa invirtiendo en iniciativas de sostenibilidad, incluido el apoyo a Heart Aerospace, un desarrollador sueco de aviones híbridos eléctricos, y la colaboración con Airbus en el programa en el programa ZEROe para desarrollar aviones propulsados ​​por hidrógeno. «Ya sea SAF, hidrógeno, electricticos, necesitamos a las mejores mentes del mundo trabajando en ello. Y la inversión estará…»