IATA detiene, en la Justicia Holandesa, la reducción de vuelos desde Schiphol

0
386

La Justicia holandesa emitió una sentencia en la que establece que el gobierno de su país impuso una nueva regulación, pero sin seguir los protocolos adecuados. De modo que no tendrá vigencia la reducción obligada de vuelos desde el aeropuerto Schiphol, de Ámsterdam. En febrero pasado, cuando el gobierno holandés decidió limitar el número de vuelos desde el aeropuerto principal del país a 460 mil al año, desde los 500 mil actuales, debido a la contaminación acústica y demás cuestiones ambientales. Schiphol ya debió reducir sus operaciones, parcialmente, en abril pasado debido a la escasez de personal que generó demoras y terminó por limitar el número de operaciones durante el verano de 2022. Sin embargo, ese ajuste el número de vuelos se prolongó luego a marzo de este año y nuevamente se extendió a noviembre. Para IATA, no existe ningún otro tipo de base legal para la reducción de vuelos. “Viola los tratados internacionales y la normativa europea. Los gobiernos pueden reducir el número de movimientos de vuelo para reducir el ruido, pero solo después de un proceso cuidadoso, que consiste en evaluar el nivel de ruido actual, establecer un objetivo de ruido y considerar medidas alternativas”, afirma la Asociación. “IATA y las aerolíneas que vuelan a Schiphol intentaron detener la aplicación de esta regulación experimental. KLM y otras aerolíneas con base en Schiphol han iniciado una acción legal similar. Las aerolíneas que se unieron a la acción de IATA fueron: Air Canada, United Airlines, FedEx, JetBlue, British Airways, Vueling, Lufthansa y Airlines for America”, afirmó IATA. “Ganar este indulto vital es una buena noticia para los pasajeros de Schiphol, las empresas holandesas, la economía holandesa y las aerolíneas. Pero el trabajo no está hecho. La amenaza de cortes de vuelos en Schiphol sigue siendo muy real y sigue siendo la política declarada del gobierno. El propio aeropuerto de Schiphol anunció ayer cortes de vuelos nocturnos sin consulta. Las aerolíneas entienden la importancia de resolver problemas como el ruido, pero el enfoque equilibrado es el proceso correcto, legalmente consagrado en la UE y en todo el mundo”, dijo Willie Walsh, director General y CEO de IATA. Lo que terminó dictaminando el juez, es que el gobierno “no había seguido el procedimiento correcto al introducir la propuesta de regulación temporal. De acuerdo con las normas europeas, el Estado solo puede reducir el número de movimientos de aeronaves en un aeropuerto después de pasar por un proceso cuidadoso. Este proceso implica, entre otras cosas: el Estado debe identificar varias medidas que pueden reducir la contaminación acústica, el Estado debe consultar a todas las partes interesadas y solo se permite una reducción en el número de movimientos de aeronaves si está claro que otras medidas para limitar el ruido y la contaminación, son insuficientes”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here