Si hablamos de subsidiar a los ricos que viajan, hablemos en serio

1
1238

La prohibición de vender pasajes y servicios turísticos internacionales en cuotas mediante tarjetas de crédito decretada el jueves puso en evidencia varias cosas. La primera y más obvia, que no hay un dólar partido por el medio en el Banco Central. La segunda, que como pasaron las elecciones legislativas, ahora se pueden dar malas noticias.  La tercera, por más que se llenen la boca los funcionarios, el turismo, como sector, no es esencial para este gobierno. Habrá que ver de qué se disfrazan en la FIT. Y la última evidencia, es que Aerolíneas Argentinas más que una aerolínea es un partido político.

De las aerolíneas que operan en el país, la empresa estatal es sin duda la más perjudicada por la medida que limita la financiación de los pasajes dado que esa herramienta la utilizan mayoritariamente los argentinos y residentes que, casualmente, representan el 80% de los pasajeros que usan los servicios de la empresa nacional para vuelos internacionales.

Por eso llamó la atención que cuando la cámara que nuclea a las aerolíneas que operan en el país redactó una nota reclamando por la medida y subrayando los perjuicios que implicaba para el sector aéreo, el turismo y el público en general, los directivos de Aerolíneas se apuraran a pedirle a JURCA, de la que es parte,  que no los incluyeran por lo que por el texto se conoció que la empresa no era no solo parte del reclamo, sino que, por el contrario, estaba de acuerdo con la veda a la financiación implementada por las autoridades nacionales.

Sin embargo, la posición no fue tan unánime dentro de la empresa, algunos especialmente para no quedar tan expuestos frente a las agencias. Si bien hubo consultas internas urgentes entre los principales responsables de la empresa, algunos se excusaron de no haber podido influir en el resultado final con su opinión.

Pero la discusión, no era tanto por diferenciarse del resto de las aerolíneas, sino por la obsecuencia de haber salido a apoyar – habrían preferido no decir nada – una medida que también los perjudica y que pone en el tapete el tema “subsidios a los ricos que viajan al exterior”. Se llegó a decir que los dólares se necesitan para comprar vacunas.

La pregunta era casi inevitable. ¿Se justifica, entonces, que todos los argentinos – viajen o no viajen – subsidien con entre 700 y 800 millones de dólares por año a Aerolíneas Argentinas? Es sabido que las grandes pérdidas históricas de la llamada “empresa de bandera” no está en el cabotaje, que podrían justificarse hasta cierto punto, sino groseramente en el internacional, justamente donde abundan las ofertas. ¿Se justifica que todos los argentinos, aún aquellos que en su vida se van a subir a un avión, subsidien (lo que paga el pasajero está lejos de cubrir el costo del vuelo y ni hablar de los costos fijos) a quienes viajan a Madrid, Roma, Miami, Nueva York, Cancún, Punta Cana, Río, etc.?

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here