Con los resultados de las PASO en la mano, ¿habrá cambios en el sector aerocomercial argentino o todo seguirá igual? ¿Qué piensan sus protagonistas?

1
764

Cuando aún quedaban votos por contar, el oficialismo se presentó en su búnker partidario ante la prensa, encolumnados detrás del Presidente de la Nación. “No hay nada más importante que escuchar al pueblo. Algo no habremos hecho bien para que la gente no nos acompañe. Cuando el pueblo se expresa, acatamos“. Pero algunas horas después, posiblemente luego del reparador sueño después del knock out del día anterior, Alberto Fernández cambió de opinión y dijo: “Nada va a alterar el camino que iniciamos en 2019”

Eso generó obviamente una pregunta: ¿en qué quedamos? También en el sensible sector aerocomercial, que es el que a nosotros nos interesa.

Por eso, a menos de 24 horas de conocerse los resultados de las PASO de este domingo, Aviación News quiso saber qué cambios – o no – supone el sector aerocomercial que podrá haber en el corto plazo en la Argentina. Fue así que pedimos su opinión a unos 20 representante de la industria, entre gremialistas, directivos de aerolíneas extranjeras en el país, operadores, funcionarios y ejecutivos de líneas aéreas nacionales. Algo que de ninguna manera tiene la pretensión de una encuesta, sino simplemente como pensamientos en off – algunos lo pidieron así para no comprometer a sus empresas – para ahondar en la opinión de la industria.

Cambios o no cambios, esa es la cuestión

¿Habrá cambios? “No creo, profundizarán sus propias contradicciones y seguramente agravarán la crisis”, dijo un consultado, que coincidió con otro profesional que fue más allá y opinó que “van a ser difíciles los cambios, con estos locos, aunque es probable que en el corto plazo estén más permisivos … ya nadie aguanta estás restricciones”

Para otros, los cambios ahora “van a ser difíciles mientras Mariano Recalde siga haciendo de las suyas tirando de los hilos desde el senado. Ella lo pone a él, como antes, para chupar de la caja de Aerolíneas. Vuelven locos a la competencia justo en el mercado donde más guita perdían, y ahora son quizá la empresa más cara que hay. En el regional, la competencia les jode menos, quizá, y en el cabotaje ya se cargaron a cuantos pudieron y le pusieron el bozal a Jetsmart. Mirá vos, que al sacarse de encima a Latam, les quedó una low cost de grandes espaldas financieras soplándoles la nuca”.

“No, no creo que cambie nada mientras no saquen las manos de ahí. Dame AR y la cierro en una semana. Puede que luego la reabra, pero muuuy cambiadita y con la etiqueta del precio”.

Y hablando de Recalde, el pensamiento de otro directivo es que nada va a cambiar en aviación, sino que, por el contrario, ahora habrá un Recade recargado y un gobierno que, en el largo plazo – por ejemplo lo que le queda a este gobierno – seguirá favoreciendo a Aerolíneas Argentinas.

“Aunque a lo mejor – dijo un optimista – ahora se atrevan a reabrir Palomar ya que el cierre no los favoreció”

“El punto de incomodidad para las low cost, que es crecer y tener que hacerlo con amarres en Ezeiza, no creo que lo modifiquen por haber perdido las elecciones. El sueño de Aerolíneas grande en Aeroparque no se cae…”, se resigna un representante de la competencia.

También hubo palos no solo para los funcionarios del gobierno sino también críticas a la clase política Es muy difícil que algo cambie, porque la clase política, salvo Cristina a la que le gustan los jets privados, no sabe que existen los aviones. Ejemplo, Diego Santilli que decidió recorrer la provincia en la “Santileta”, una Volkswagen reventada, cuando hubiera sido más fácil, rápido y hasta quizás más económico, hacerlo en un Cessna que pudiera aterrizar en todos los aeroclubes de la provincia, que son unos cuantos”.

Obviamente la ANAC no podía quedar al margen, aunque en este caso diferenciaron a los funcionarios de la institución. “La ANAC es un organismo que juntó lo peor de la burocracia y el reglamentarismo militar, civil y gremial. Allí hay que cambiar todo, empezando por dividirla en dos; una ANAC técnica, que se encargue de las reglamentaciones, y otra que esté en el Ministerio de Transporte, como están el transporte terrestre y marítimo. No creo que en toda la política haya alguien que se pueda dar cuenta de eso”.

Pero también están quienes sostienen que debería haber cambios en la ANAC, Aerolíneas Argentinas y, en menor medida, en el ministerio de Transporte de acá a noviembre sino quieren perder más votos. “Son ignorantes y malos, lo que hace una combinación letal”.

Sin embargo, están quienes opinan que se ve muy difícil cambiar la legislación del transporte, aunque ahora quizás estén los votos. “Creo que todavía hay un romance entre los argentinos y Aerolíneas Argentinas que requiere mucho trabajo en serio (no el que pueda hacer Dietrich) para que el novio se dé cuenta de quién es realmente la novia. Este tipo de procesos hay que tenerlos en paz. Adicionalmente, y ante la alternativa de la privatización, ¿quién puede comprar Aerolíneas, salvo que sea un aventurero?”

“En síntesis, éste puede ser el momento para empezar a plantear ideas que deben consensuarse sobre bases muy sólidas para construir un edificio sólido. Eso va a llevar tiempo de docencia y requiere la eliminación de todos los aventureros, que son muchos. No puede ser que ahora se hable del retorno de Avian y LASA. No es serio. Mi mayor duda es que haya líderes para encarar el cambio”.

Pero hasta aquí no son muchos los que suponen que se puede dar un cambio en el mediano plazo. “Ojalá escuchen, pero lo dudo”, razonó el director de una agencia mayorista, que sin embargo sostiene la teoría de que con menor poder los gobiernos son más flexibles. “Algo que debería ayudar a que sobrevivan las low cost y se abran un poco más las fronteras”

También está quien considera que los cambios inmediatos en la industria se darían sobre aquello que más malestar y mala imagen les trajo, como la aprobación de los vuelos internacionales y los varados. “Por lo demás, no tienen mucho margen para cambiar cosas solo con 3 aerolíneas operando en el país”.

Finalmente, para un especialista en el tema aéreo y ex funcionario en el sector, sí debería haber cambios en lo inmediato, aunque la aviación comercial no está en las prioridades del gobierno. “No veo a la ANAC en el “síndrome” de cambios de gabinete, aunque en el futuro mediato y con estos resultados que seguramente querrán achicar ahora y ganar en el 2023, deberán hacer un cambio brusco” ¿Tendrán poder político?

“Mi sensación es que es prematuro como para imaginar algo.  Están todo muy sensible, aturdidos y exultantes los ganadores”, dijo un empresario.

…Y ni hablar los perdedores.

Ya sobre el cierre de esta edición, Pablo Ceriani, – como la mayoría de los funcionarios del ala “cristinista” del Gobierno – había puesto su renuncia a disposición del Presidente de la Nación.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here