PROPONEN, OTRA VEZ, LA FUSIÓN DE AEROLÍNEAS ARGENTINAS Y AUSTRAL

0
962

Los empleados de ambas empresas se desayunaron este martes a primera hora con una nota del presidente y CEO, Pablo Ceriani, haciendo referencia a la situación por la que atraviesa la compañía, donde además se anuncia la fusión de Aerolíneas Argentinas y Austral, algo que muchos interpretan como “fulbito para la tribuna”. En el escrito, el funcionario describe que “La crisis mundial provocada por el COVID 19 ha impactado de lleno en la industria aerocomercial y no sabemos cuánto durará esta situación. Todo indica que aún quedan varios meses críticos por delante, meses sin ingresos, ni operaciones regulares; lo que significa un tremendo impacto para nuestra industria y la economía en general. Sin ingresos, y reitero, no sabemos por cuánto tiempo, muchas aerolíneas en la región y en el mundo desaparecerán”. “El esfuerzo que el Estado Nacional realiza para sostener la compañía está al borde de ser imposible. Ese esfuerzo es el de toda la sociedad y, ahora, esa sociedad demanda con urgencia la ayuda estatal para sobrevivir ante esta pandemia que azota a la humanidad”. Es entonces que Ceriani propone – no hay ninguna otra medida concreta y novedosa en el escrito – la fusión de Aerolíneas y Austral, algo que ya intentaron los españoles de Iberia, los de la SEPI, la gente de Americana Airlines y los españoles de Marsans sin éxito. Donde el costo beneficios no lo justificaba, además de problemas legales -¿será necesaria una ley?- como que son sociedades distintas con socios distintos (los empleados a través de las respectivas PPP). El único ahorro que se generaría es por el plus que cobran algunos pilotos que actúan como inspectores o instructores ya que la duplicación no tendría sentido y solo sería necesario nombrar un jefe de flota (Embraer) dentro de la estructura de operaciones de Aerolíneas. Por lo demás, en la medida en que no se reduzcan estructuras, no hay cambios. ¿De quién fue la idea ahora? Alguno dicen, obviamente de Ceriani, pero otros apuntan a Pablo Biró del gremio que agrupa a los pilotos de Aerolíneas, que habría negociado con la empresa y llevado la idea al jefe de Gabinete, Santiago Cafiero. Una realidad es que APLA, sin los pilotos de Austral, de Latam, que también formaron su propio gremios, ni de las low cost, solo les quedan los tripulantes de Aerolíneas y de Andes – pocos y hay que ver si vuelve a volar – y un par de empresas de helicópteros. Obviamente los primeros en reaccionar en contra ahora de la fusión fueron los pilotos de Austral, afiliados a UALA. Pero en tiempos de pandemia todo es posible.