NO FUE UNA BUENA SEMANA PARA GERMÁN EFROMOVICH… TAMPOCO EN LA ARGENTINA

0
283

Tampoco fue una buena semana en la Argentina. El martes se conoció que las intenciones de Avianca Argentina, para muchos el caballo del comisario, de ingresar al mercado aéreo local tendrá que esperar. Lo decidió el Gobierno y lo comunicaron Marcos Peña y Guillermo Dietrich, casi junto a la conferencia del presidente Mauricio Macri por el tema aerocomercial. Para Avianca entrar en la Argentina era importe para su proyecto global. Iba a tener presencia desde México hasta la Patagonia y la ponía muy cerca de LATAM en la carrera por ser la mayor en la región. Germán Efromovich podría haber optado por ingresar al mercado creando una compañía desde cero -como Alas del Sur o Flybondi- o tomando el atajo de comprar una aerolínea menor y acelerar los pasos y los tiempos. Opción que en su momento, guiados por Néstor Kirchner, siguió LAN cuando compró Aero 2000. Algo cambió y ahora todos buscan al responsable de haber convencido a Efromovich de la “conveniencia” de comprar “la compañía de aero taxis de la familia del presidente”. Como que eso era una ventaja. Todas las miradas apuntan ahora hacia Carlos Colunga, piloto y hombre de Franco Macri y gerente general de Macair. Colunga, que supuestamente continuaba al frente de Avian (la sociedad preparada para el desembarco de Synergy Group como Avianca Argentina), dijo esta semana en un reportaje que Macair estaba en venta desde hacía 3 años pero como el mercado estaba cerrado ningún emprendimiento aéreo se interesaba. Ahora, con la apertura, aparecieron las oportunidades. Efromovich, un hábil empresario que compró una empresa que salía de la quiebra y la llevó a ser una de las dos más grandes de Latinoamérica, se equivocó en los tiempos. Durante el gobierno anterior nadie se hubiera animado a criticar una operación de una empresa de la presidenta -y si la criticaban no había efecto- mientras que ahora todo se ha vuelto más sensible. Ahora el empresario boliviano-brasileño-colombiano, que con Macair o sin Macair igual hubiera logrado las rutas por lo que significan sus empresas, deberá esperar la salida del nuevo decreto sobre conflictos de intereses y que se dictamine que todo es trasparente. El 1º de marzo el fiscal Jorge Di Lello imputó al presidente y a Franco Macri “por supuesta asociación ilícita, defraudación contra la administración pública y tráfico de influencias en el otorgamiento de rutas aéreas”. La demanda la plantearon dos diputados del Frente para la Victoria. La empresa ya tiene hangar en Aeroparque, un avión en su interior y otro en Toulouse listo para venir. Ahora en dudas. También personal. La audiencia le había concedido 16 rutas. Dietrich les pidió paciencia tras la postergación del lunes. Mientras tanto dicen que Colunga renunció a Avian -no está confirmado- y que Efromovich estará por la Argentina el 10 de marzo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here