Seaworld: ese imperdible que algunos se pierden

0
744

SeaWorld-entrance-601x450 Está claro que definir a Seaworld solamente como un parque de animales  marítimos sería injusto. Es un verdadero parque temático, donde los shows,  espacios para niños y hasta las mismísimas montañas rusas giran alrededor de  la vida marina, pero que se trata solo de una “excusa” por la que disfrutar de  decenas de actividades en un solo día. Y la mejor muestra de ello sea, quizás, la  montaña rusa Manta que personificando una mantarraya nos lleva a recorrer corrientes marinas, y pone al “pasajero” en una asiento que se eleva y lo deja mirando hacia abajo durante todo el espectacular circuito.

Pero entre todas las actividades disponibles, Seaworld se debía algo para los pingüinos, por lo que inauguró el año pasado, celebrando los 50 años del parque, su atracción “Antártica, Empire of the Penguin”. Allí las familias acompañan a Pock, un pingüino Papua recién nacido en su descubrimiento del mundo aprendiendseaworld antarcticao a sobrevivir en un ambiente helado desde sus primeros pasos hacia su primer chapuzón para luego escapar de no ser devorado por un feroz lobo marino. Los visitantes hacen el recorrido en unos carros de última generación que se deslizan sobre un piso magnetizado. Bajando del intenso recorrido, una pequeña visita a un hermoso estanque plagado de 250 pingüinos reales nos espera para tomar fotos y dejar que los mas chiquitos disfruten un momento, eso sí, con mucho frío.

Seaworld posee, además, uno de los mejores sectores para los más pequeños de la ciudad, en el  Shamu’s Happy Harbor. Espacioso, con juegos pensados para los más pequeños  que permite a los adultos disfrutar viendo disfrutar a los suyos. Inclusive a bordo de una pequeña montaña rusa para niños, personificada por Shamu, la ballena estrella del parque.

AquaticaSeaworld forma parte del grupo propietario de Aquatica y de Bush Gardens. El primero, un fascinante parque de toboganes de agua para toda la familia que incluye playas de arena blanca, varias piscinas con olas artificiales y 36 toboganes de variada intensidad; además de un pelotero gigante donde los chicos –y no tanto– se pierden en laberintos fantásticos que desembocan en piletas. Este año además, Aquatica inauguró su nueva atracción, Ihu’s Breakaway Falls, un multitobogán único en su tipo, que mide 24 metros de altura. Si bien podría pensarse que algunos visitantes dejan a Seaworld como una segunda opción detrás de los gigantes de Disney y Universal, se trata de un parque cómodo, tranquilo, con hermosos espectáculos, ambientes para comer, juegos de los tranquilos y de los otros, que dejarán a toda la familia feliz y, créanme, sin arrepentimientos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here